LLAMANOS 34 91 535 89 90

El enoturismo cerrará las I Jornadas Internacionales sobre Rutas y Desarrollo Local.

Medina del Campo, del 26 al 29 de mayo de 2016 celebrará las I Jornadas Internacionales sobre Rutas y Desarrollo Local, donde se ahondará en cómo las rutas y el enoturismo dinamizan la economía de las comarcas.

Enoturismo | 2016-03-31 12:32:24


Las rutas como oportunidad de desarrollo local se tratarán en estas jornadas, destinadas a propietarios de establecimientos y de recursos turísticos, empresas de actividades, gestores de rutas, agentes de desarrollo local, emprendedores, Administración Pública… Es decir, a todas a aquellas personas implicadas tanto en la gestión del destino como en su promoción.

Los objetivos son analizar la situación actual de las Rutas como oportunidad de desarrollo local, reunir experiencias sobre buenas prácticas en este ámbito con objeto de que puedan ser aplicadas a cualquier territorio con pretensiones turísticas dentro del turismo responsable. También promover la innovación tanto en la gestión de las rutas como en su oferta como producto turístico.

La Ruta del vino de Rueda estará presente en las jornadas y será el broche final, ya que se celebrará la II Feria de la Ruta del Vino de Rueda  el 28 y 29 de mayo.

El enoturismo es un ejemplo como una ruta temática y aprovechando los recursos de una zona se puede dinamizar la economía. Desde hace unos años, en los que resultaba ser una modalidad turística prácticamente desconocida, hasta hoy en  día, momento en el que gran parta de las regiones vitivinícolas y denominaciones de origen están  desarrollando rutas del vino o muestran interés en la creación de las mismas, se han acometido múltiples  iniciativas para responder a una demanda creciente.

Sin lugar a dudas, el conjunto de recursos, productos y servicios, articulados en un producto enoturístico, contribuye a generar experiencias únicas para el turista, actividad que está totalmente alineada con las  nuevas expectativas de la demanda turística que hoy en día busca experimentar vivencias, realizar  actividades memorables, mucho más que visitar un determinado destino.

Para las bodegas, supone una fuente de ingresos complementaria y que ayuda, a su vez, a  vender sus vinos y posicionar su marca. Es pues un ejemplo de producto turístico singular, el turismo del vino y la creación de productos enoturísticos  se están convirtiendo en una pauta para el desarrollo socioeconómico de las zonas rurales vitivinícolas,  generando verdaderas alternativas económicas derivadas de la dinamización turística en torno a la cultura  del vino.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...