LLAMANOS 34 91 535 89 90

El enoturismo como nueva forma de relación entre el consumidor y el vino.

El conocimiento del consumidor del vino ha evolucionado en los últimos años, es un consumidor que se preocupa o se interesa más por los métodos de elaboración del vino, su cultura y la relación con el medio ambiente. Por ello nace el enoturismo.

Enoturismo | 2016-09-05 12:48:18


El paisaje vitivinícola se puede definir como un paisaje cultural y orgánico muy  relacionado con la tradición y la relación histórica del territorio con sus habitantes, pero, al contrario de lo que se podría pensar, no se trata de un paisaje histórico inerte, sino de un paisaje dinámico formado por espacios evolutivos donde se viven cambios constantes.

El patrimonio del paisaje está actualmente muy valorado en cuanto a un tipo de turismo que de hace unos años está orientado a la valoración del medio natural y ecológico, a apreciar los valores rurales y el turismo de interior se centra en la comarca.

La  relación  entre  el  vino  y  el  estatus  de  sus  consumidores  es  otra  razón  de  ese  in-cremento  prestigioso.  Hoy,  conocer  de  vi-nos,  saber  de  viñedos  y  poder  consumir  ciertas  marcas  va  a  prestigiar  a  quien  lo  consiga. Ya el sumum es visitar una de esas añoradas   bodegas   o   conocer   al   afamado   enólogo que elabora cierta marca.

Podemos decir que estamos ante un pro-ducto  emergente  que  está  de  moda  y  sobre  el  cual  los  medios  de  comunicación  se  proyectan,  ya  que  además  genera  una  gran  cantidad de dinero.

Si el consumo y el conocimiento del vino están  de  moda,  alrededor  se  han  desarrollado múltiples actividades que están vinculadas  al  producto  de  forma  lateral.  Nos  referimos  a  ciertas  novedosas  formas  de  ocio, que se concretan en lo que se está llamando “Turismo del Vino”.

Nos  hallamos  ante  una  forma  de  turismo  temático,  relacionado  con  el  turismo  rural  y  con  el  turismo  cultural,  que  está  alcanzando   grandes   cuotas   de   participa-ción, y como el  producto turístico  es perecedero,  se  necesitan  de  nuevos  temas  para  ofrecer   a   los   nuevos   públicos.   Por   esta   razón,  en  el  momento  álgido  de  la  vinculación  entre  vino  y  prestigio,  nos  aparecen  toda  una  serie  de  actividades  que  relacionan  ambos  conceptos  generando  un  flujo  turístico que posee las mismas características  que  otras  tipologías  turísticas,  como  vamos a ir relatando.

Al  ser  un  turismo  temático,  el  turismo  del vino precisa de unos recursos específicos relacionados  directamente  con  el  producto  vino,  y  la  posibilidad  de  variantes  en  las  diversas  regiones  productoras  del  mundo,  son  múltiples.  Nos  encontraremos  por  lo  tanto, con un abanico de variantes a ejercitar  en  el  mundo  del  vino,  que  tienen  como  eje  central  la  visita  a  las  bodegas.  Así  ha  surgido el producto, de forma muy indefinida  al  principio,  en  la  mayor  parte  de  las  regiones productoras de vino.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...