LLAMANOS 34 91 535 89 90

El Enoturismo es un turismo cada día más solicitado.

La creación y desarrollo de las visitas a las Bodegas, las catas de vinos y su turismo está posibilitando la llegada de turistas a la zona atraídos por la calidad de sus caldos y por una oferta complementaria que, poco a poco, se está desarrollando en muchas zonas hasta ahora alejadas de los flujos turísticos. Autor: Tomás J. López-Guzmán

Enoturismo | 2014-05-11 11:29:11


En los últimos años se está apreciando una evolución de la demanda turística desde los tradicionales destinos de sol y playa hacia otros nuevos destinos. Asimismo, también se están creando, gracias a la cooperación entre las administraciones públicas y la iniciativa privada, nuevos productos turísticos que intentan dar respuesta a estas nuevas demandas de los viajeros, destacando, entre ellos los relacionados con aspectos relacionados con las costumbres locales, su gastronomía y, por supuesto, sus vinos.

El turismo del vino ha adquirido una gran fuerza en los últimos años, sobre todo en los países llamados, desde el punto de vista enológico, del Nuevo Mundo. Asimismo, desde mediados de los noventa del siglo pasado la literatura científica ha comenzado a estudiar esta nueva clase de turismo, en la cual ha detectado un enorme potencial de crecimiento. Así, Mitchell y Hall (2006) han identificado siete campos diferentes en las investigaciones sobre enoturismo: producto turístico, desarrollo regional, cuantificación de la demanda, segmentación del viajero, comportamiento del visitante, naturaleza de la visita a las bodegas y bioseguridad.

En este trabajo nos hemos centrado en una línea de investigación dentro del campo del producto enoturístico, concretamente en las rutas turísticas. La ruta turística es un concepto bien definido y marcado por parte de la literatura científica y muestra como elemento fundamental el correcto diseño de la misma en base a un determinado aspecto como sería la existencia de huellas de dinosaurios o lugares donde vivió un poeta.

Sobre la base de estos argumentos nace el concepto de ruta turística enológica que consiste en la definición de uno o varios itinerarios a través de la propia área geográfica, perfectamente señalizada, y donde se indiquen las diferentes bodegas y demás lugares relacionados con el vino, suministrando además información sobre lugares históricos u otros de interés (Hall et al. 2000).

Este tipo de producto turístico está teniendo un gran desarrollo en diferentes países, sobre todo europeos, incluido España. Así, desde el año 2000 se están creando y certificando rutas oficiales del vino, habiéndose dictado unos requisitos para la correcta vertebración de dichas rutas que pretende, entre otros objetivos, el desarrollo de determinados territorios de carácter rural. De hecho, en la actualidad ya existen 17 rutas, estando 11 certificadas y seis en proceso de certificación. Así, las rutas oficiales del vino están empezando a vertebrar en España unos importantes flujos de turistas que están aceptando muy positivamente este nuevo producto a través de visitas, individuales o en grupos organizados, a las diferentes bodegas.
   
Y podemos concluir considerando que la creación de rutas turísticas enológicas es un producto que puede tener una amplia aplicación en diferentes zonas geográficas debido, entre otras razones, a la calidad del vino producido en España y a la amplia cultura vinícola existente en nuestro país.

LOCALIZA TU CATA DE VINO EN NUESTRO BUSCADOR:

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...