LLAMANOS 34 91 535 89 90

El enoturismo, un valor en auge en Argentina.

El desarrollo del turismo del vino o enoturismo empezó a tener auge en Argentina a mediados de los años ’90, en las principales zonas vitivinícolas del país y hoy en día constituye una actividad de gran crecimiento económico.

Blog del Vino Argentina | 2017-07-18 13:35:06


El  turismo  enológico es un fenómeno relativamente reciente, en particular  en  Latinoamérica, que  nace de la  confluencia de  distintos  intereses. Por una  parte, el crecimiento  de  la demanda por conocer los sitios de origen de los afamados  vinos de moda, y por  otra, el creciente interés por nuevas estrategias de comercialización de los productores  viñateros  y  el importante  desarrollo  de  todas  las  formas  de  turismo vinculadas a la naturaleza y a la vida en el área rural.

El desarrollo del turismo del vino o enoturismo empezó a tener auge en Argentina a  mediados  de  los  años  ’90,  en  las  principales  zonas  vitivinícolas  del  país,  y  se  ha constituido,  en  los  últimos  años,  en  una  actividad indispensable  tanto  para  los  nuevos proyectos vitivinícolas como para las bodegas más tradicionales de las distintas regiones del país.

Esta nueva práctica turística da lugar a la valoración de la vida tradicional de las diferentes regiones vitivinícolas: sus costumbres, su gastronomía, sus fiestas tradicionales; al mismo tiempo que promueve la conservación de sus paisajes, y brinda oportunidad a las  bodegas  de  comercializar  su  producto  de  manera directa,  proporcionando  una experiencia  al  turista  que  genera  reconocimiento  de  marca  y  fidelización,  tanto  a  nivel nacional como internacional.

Las  rutas  enológicas  son  una  alternativa  para  el  desarrollo  y  la  regeneración económica  y  social  de  determinadas  áreas,  principalmente  las  zonas  rurales,  dado  que revalorizan diferentes recursos de interés turístico.

En Argentina, la Cámara Vitivinícola Nacional, organismo que reúne a 220 bodegas de  todo  el  país,  dio  origen  a  la  Comisión  Nacional de  Turismo  Vitivinícola,  en  la  que  se comenzó el proyecto sobre “Los Caminos del Vino”, hoy consolidado internacionalmente. 

Las Rutas turísticas del vino en Argentina están compuestas por dieciséis caminos que recorren ocho provincias: Salta, Catamarca, Rio Negro, La Rioja, San Juan, Mendoza, Córdoba y Neuquén.

Las bodegas que conforman estos caminos ofrecen diferentes opciones turísticas: alojamiento, gastronomía, turismo aventura, deportes, esparcimiento y servicios de salud.

Las  rutas  están  diagramadas  para  recorrer  en  cualquier  época  del  año,  y  brindan  la posibilidad  de  conocer  las  diferentes  zonas  vitivinícolas  que  reúne  nuestro  país,  y  de visitar  bodegas  artesanales,  tradicionales,  boutique  o  industriales.  Al  mismo  tiempo, permiten  disfrutar  de  diversas  actividades,  tales  como  visitas  guiadas,  degustaciones, cosecha,  poda,  cocina,  almuerzo  entre  viñedos  y  en bodegas,  paseos  a  caballo,  sulky  o bicicleta, u hospedarse en sitios donde la naturaleza es el principal protagonista.  

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...