LLAMANOS 34 91 535 89 90

El enoturismo y los valores patrimoniales impulsan al Bierzo como destino internacional.

Su microclima y espacio geográfico hacen de la comarca un privilegiado espacio para el cultivo de la uva. El vino está presente en el primoroso trabajo de las viñas.

Enoturismo | 2015-12-03 11:10:35


El Bierzo incrementa año a año la llegada de turistas a la comarca. Una de las iniciativas es atraer al público extranjero a la comarca, através de uno de sus grandes valores, el enoturismo. El turismo internacional en el Bierzo sólo representa el dos por ciento, y principalmente llega a través del Camino de Santiago. De cara a 2016, la Ruta plantea desarrollar la marca ‘Turismo Bierzo’ y ‘Enoturismo Bierzo’, las cuales se pretende impulsar en mercados internacionales.

La comarca aún sigue siendo más desconocida comparada con otras como La Rioja o Rueda, pero aumenta cada año la llegada de enoturistas. Respecto a datos estadísticos de años anteriores, por ejemplo, en 2014, 10.828 personas acudieron de enoturismo, a conocer alguna de las 18 bodegas que abren sus puertas con motivos enoturísticos, una cifra que supone un 11,6 por ciento más que en 2013.

En el Bierzo, la tradición cultural de los pueblos está íntimamente unida a su paisaje, con valor reconocido por la UNESCO y su historia. Historia con leyenda, de minas de oro, de templarios, de peregrinos que encontraron en el camino de Santiago un lugar donde el vino era joya líquida.

La riqueza monumental de El Bierzo se encuentra ligada a las distintas culturas que a lo largo de la historia han dejado huella en estas tierras: los astures y sus castros, los romanos y sus explotaciones de oro, las órdenes religiosas y sus monasterios…

El Bierzo te invita, si vas de enoturismo, a encumbrar sus montes y disfrutar de su paisaje, pasear por las sendas o dejarte seducir por el silencio de sus montañas, la magia del viento y el mágico aroma que lo envuelve.

Y es en estos valles de grandiosa geografía y microclima donde se sitúan las vides, en  suaves pendientes que nace en los bosques de pinos de las montañas circundantes, que las protege de las posibles inclemencias del Atlántico. La elaboración de vinos protegidos se realiza exclusivamente con variedades autorizadas. Destacan como principales, entre las tintas, la mencía y entre las blancas, doña blanca y godello.

La uva por excelencia es la mencía, productora de excelentes tintos, y que se cultiva en 70% de la viña. Ya desde tiempos remotos, las zonas donde hoy reina la mencía se destacaban por el ir y venir de legiones romanas que plantaron las primeras vides y construyeron lagares, siendo desde entonces zonas de gran tradición vitivinícola. Por la Vía Romana se supone se trasladaba el vino producido en algunas de esas tierras a la Roma Imperial, para disfrute de los emperadores. Referencias a las viñas del Bierzo y Valdeorras aparecían ya hace dos mil años en citas del romano Plinio.

La variedad mencía produce racimos pequeños y compactos, con bayas de tamaño medio en forma elipsoidal, regular en su sección transversal y de piel gruesa. Los tintos elaborados con uva mencía destacan por su capacidad de envejecimiento, con un característico paladar aterciopelado, sin descuidar las óptimas condiciones de esta variedad en la elaboración de tintos jóvenes. Los rosados son aromáticos, afrutados, vivos, ligeros y suaves. Los blancos, limpios y brillantes con tonalidades amarillas pajizas, tonos dulces y acidez viva.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...