LLAMANOS 34 91 535 89 90

El envejecimiento del vino en su propia botella.

Esta operación tan sólo va a ser practicada en vinos con las denominaciones “reserva” y “gran reserva”. El período de envejecimiento en botella variará en función de lo dispuesto en los Reglamentos de los Consejos Reguladores.

Cultura del Vino | 2014-07-16 09:20:19


Parte del vino destinado a la crianza en barrica tras ser embotellado y taponado, es sometido a un proceso de envejecimiento en la propia botella. La mejora cualitativa de un vino tinto después de su envejecimiento en botella es un hecho corroborado actualmente. En la botella en efecto el vino sufre una serie de modificaciones que completan su afinamiento. Es cierto que los fenómenos que se producen en la botella dependen esencialmente del bajo potencial de óxidoreducción que es característico en ella, y de esta forma los aromas terciarios que la botella favorece están ligados precisamente a la subsistencia de un ambiente reductor, a veces muy intenso, que es precisamente el que se instaura.

Es importante la conservación del citado nivel reductor en el vino en la botella. En este sentido no hay que descuidar absolutamente el efecto oxidante de la cantidad de oxígeno presente en la cámara de aire de la botella llena y suficiente para interferir en la oxidación del vino.

Las naves de envejecimiento deben ser diseñadas de forma que la luz no incida de forma directa sobre las botellas de vino ya que tiene un efecto negativo en su evolución normal. A pesar de que el vino es embotellado en vidrio de color oscuro, es mejor conservarlo en locales semi – oscuros.

En esta operación se procede a introducir las botellas horizontalmente en jaulones de acero inoxidable, donde descansarán en adecuadas condiciones de temperatura y humedad durante el tiempo que dure el período de envejecimiento.

Las botellas deben quedar dispuestas en una posición tal que los corchos estén siempre en contacto con el vino y que la cámara de aire quede aproximadamente en el centro de la botella.

La temperatura del almacén será mantenida por una instalación climatizadora al nivel más adecuado para el vino. La temperatura de la nave de envejecimiento estará comprendida entre los 12-15ºC. Puesto que las oscilaciones de anuales de temperatura pueden ser importantes, es importante realizar un control periódico de temperatura y humedad de la nave.

Las temperaturas bajas pueden ocasionar la precipitación de los tartratos en vinos que no son estables respecto a los tartratos a esa temperatura. En ocasiones estas temperaturas provocan la precipitación de materia colorante.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...