LLAMANOS 34 91 535 89 90

El exclusivo vino de Oporto Vintage

Considerado por muchos, como la joya de la corona de los vinos de Oporto, se produce con uvas de una única añada y es embotellado dos o tres años después de la vendimia, evoluciona gradualmente de 10 a 50 años en botella.

Vinos del Mundo | 2014-11-04 17:15:06


Fotografía: Jon Sullivan

Durante siglos, el Duero fue sinónimo de Vino de Oporto, condición indisociable del valle del Duero, razón de ser para la construcción de un paisaje épico que emociona y conmueve por la amplitud y monumentalidad, por la rudeza y por el carácter  indomable.

Vintage significa literalmente, "añada". Este vino es la categoría superior de los oportos. El rey de los oportos. Son vinos hechos de las mejores uvas, generalmente de diferentes viñas, y solo se producen en cosechas excepcionales.

Se podrían hacer dos divisiones: los clásicos, es decir, los más acreditados de cada casa, elaborados con la mejor división de las diferentes quintas, y los Single Quinta Vintage, con uvas que proceden exclusivamente de la quinta expresada. Esta mención no indica una calidad superior al ‘vintage’, salvo raras excepciones, sino todo lo contrario.

Estos vinos evolucionan en botella durante décadas. En general necesitan 10 a 15 años para estar listos. Es decir, en general, los ‘vintage’ tienen breve estancia en grandes depósitos de madera, con el fin de que no se degrade el color, entre 1,5 y dos años. Después pasa a una crianza reductiva en botella, donde podrán aguantar 15, 20, 30 o más años. El objeto de tanto tiempo en botella es para la adecuada integración del alcohol con el resto de los componentes.

Son un porcentaje muy pequeño de la producción de una casa, pero es precisamente por estos vinos por los que se mide la calidad de un productor determinado, y los que le dan el prestigio.

Un concepto importante es el de la "declaración". Si un año determinado se va a hacer un Vintage, hay que "declararlo". Es normal que se declaren tres o cuatro años por década. Las mejores añadas suele haber declaración generalizada, de la mayoría de los productores.

En los primeros cinco años mantiene la intensidad rubí de los colores originales, aromas exuberantes a frutos rojos y silvestres y el sabor del chocolate negro, todo ello equilibrado por fuertes taninos, que combinan a la perfección con postres ricos en chocolate. Tras diez años –además de crear un sedimento medio- desarrolla tonos rojo granate y alcanza una exquisita plenitud de aromas y sabores a frutas maduras. A medida que el vino se aproxima a su madurez, el color evoluciona hacia tonos ámbar rico, su fruta adquiere mayor sutileza y complejidad y su sedimento se vuelve más pesado.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...