LLAMANOS 34 91 535 89 90

El Fondillón como vino histórico español

El Fondillón es uno de los productos con mayor identidad de la provincia de Alicante y uno de los vinos españoles con más historia.

Cultura del Vino | 2016-06-13 17:06:05


Su nombre proviene de la palabra fondo y se refiere a la cantidad de pez que se acumula en el fondo del barril. Es un vino exclusivo de la Denominación de Origen y protegido por el Reglamento de la Unión Europea. Se trata de un vino realizado con 100% uva Monastrell y con envejecimiento mínimo de 10 años. En su fermentación únicamente intervienen levaduras autóctonas y la riqueza alcohólica adquirida deberá ser de manera natural. Su sabor es rancio, dulce, su crianza es en barricas de roble y tienen entre 16º y 18º grados de alcohol.Existen referencias a la fabricación del vino en la zona de Alicante desde tiempos de los fenicios, quienes introdujeron la vid, y los íberos quienes empezaron a cultivarla. Pero tuvo su gran auge en épocas de los romanos, grandes amantes del vino. También durante el tiempo que estuvieron los árabes asentados en Alicante hay referencias de su consumo que, a pesar de tenerlo prohibido, se dieron permisos especiales de Califatos para su consumo.

El origen geográfico se dio en los viñedos de la antigua huerta de Alicante. Hoy prácticamente no queda nada de esto, entre otras cosas por el desarrollo urbanístico, y solo se cultivan en las ciudades de Monóvar, Pinoso y Villena.

Las referencias de escritos históricos son innumerables, y las más curiosas tienen que ver con el viaje dando la vuelta al mundo que hizo Fernando de Magallanes en el barco Juan Sebastián Elcano. El almirante de la marina Julio Guillén dejó escrito que el Fondillón fue el primer vino en dar la vuelta al mundo. Los médicos de abordo afirmaban que los marineros que bebían

Fondillón de forma habitual no enfermaban de escorbuto. Este último dato es curioso, ya que el vino no tienen vitamina C, que se pierde con la fermentación, pero sí ácido cítrico y ciertas sustancias. Además, contiene ácido tartárico y alcohol, lo que además de mejorar el humor y la vitalidad de los marineros, actúa con fin sanitario por ser un buen desinfectante.

Su historia está plagada de anécdotas: fue saboreado por reyes y cardenales haciéndose famoso durante el Renacimiento; fue el último reconstituyente que los médicos recomendaron al Rey Luis XIV de Francia, que tomaba bizcochos mojados en este vino. Francisco Martínez Montiño, cocinero mayor de Felipe II, cuenta que los príncipes japoneses que visitaron al monarca reconocieron el Fondillón que habían llevado los navegantes españoles a Oriente. Y al degustarlo, exclamaron: “¡Pero si es el famoso fondillón de Alicante, que tanta fama tiene en el mundo! “. Su fama también fue reconocida por autores como Shakespeare, Alejandro Dumas (en “El Conde de Montecristo’”), Salgari, Dostoiesky, Daniel Defoe (en “Robinson Crusoe”) o Azorín, que dijo esto: “Vino centenario, su sabor es dulce, sin empalago; por su densidad empaña el cristal; huele a vieja caoba”.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...