LLAMANOS 34 91 535 89 90

El Museo Vivanco y la Escuela de Patrimonio Histórico de Nájera acogen el XII Congreso de Museos del Vino de España, dedicado a la Arqueología y el Vino

Bajo el título Arqueología y Vino, el Congreso ahondará en esta ciencia que, a través de la investigación de restos materiales, nos permite interpretar, y descubrir, más de 8000 años de historia entre vino y hombre. Una ciencia que desvela los misterios culturales, artísticos, sociológicos, geográficos y económicos de las distintas civilizaciones.

Cultura del Vino | 2014-11-07 09:15:47


José Miguel Martínez Zapater, director del Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino del CSIC; Juan Carlos Vera Rodríguez, Profesor Titular de Prehistoria de la Universidad de Huelva; Guillem Pérez Jordà, Doctor por la Universidad de Valencia e investigador del CSIC; Yolanda Peña Cervantes, Doctora en Arqueología por la Universidad Autónoma de Madrid, experta en vino romano y participante del proyecto arqueológico villa romana de Carranque; o Juan Manuel Tudanca y Carlos López de Calle, Doctores en Arqueología por la Universidad de Zaragoza y directores del proyecto arqueológico del cerro de San Bartolomé de La Noguera, promovido y financiado por la Fundación Vivanco de la Cultura del Vino, serán algunos ponentes de excepción.

Diversos museos del vino nacionales acudirán a este congreso, cuya inscripción está abierta a cualquier persona interesada. Se trata del acontecimiento, de carácter anual, más importante que organiza la Asociación de Museos del Vino de España. El Museo Vivanco de la Cultura del Vino de Briones ostentó, de octubre de 2009 hasta el 2013, la presidencia de AMVE.

Nuestro pasado, enterrado, sigue su particular camino. A veces se nos revela con premeditación investigadora; a veces por caprichos del destino; y otras, a través del legado de los clásicos. En cualquier caso, la tierra nos desvela los restos de lo que fuimos y da luz a los claroscuros de la historia, de las civilizaciones, con un ritmo que sólo la ciencia de la Arqueología sabe interpretar. 

El Museo Vivanco de la Cultura del Vino, referente internacional enoturístico debido en parte a su colección arqueológica, con piezas que resumen 8000 años de historia entre vino, hombre y arte; y la Escuela de Patrimonio Histórico de Nájera, creada en 2008 para promover la formación de técnicos y especialistas en conservación y restauración de bienes culturales, así como para contribuir a la investigación y difusión de criterios científicos que garanticen la preservación del Patrimonio Cultural, son las sedes para celebrar, del 10 al 14 de noviembre de 2014, el XII Congreso de Museos del Vino. Se trata de la convocatoria anual más importante de la Asociación de Museos del Vino de España.

El pasado del vino, la actualidad de los museos

En el año 29 a.C. el geógrafo, historiador y viajero griego Estrabón clasificaba en su obra Geografía las culturas en función de los cultivos de vid, olivo y trigo. Las colecciones arqueológicas en torno al vino son parte fundamental en algunos de los 35 museos que conforman la Asociación de Museos del Vino de España y recogen la idiosincrasia de las culturas que han tenido el vino como bebida protagonista. Somos nuestro pasado y el vino nos habla de 80 siglos de historia. Esta bebida universal es cultura y también es un bien cultural que nos desvela curiosidades, de toda índole, de fenicios, egipcios, romanos, griegos y otras civilizaciones o edades más modernas.

Tal y como señalan Juan Manuel Tudanca y Carlos López de la Calle, ponentes del XII Congreso de Museos del Vino, Doctores en Arqueología y directores del proyecto arqueológico del cerro de San Bartolomé de La Noguera, promovido y financiado por la Fundación Vivanco de la Cultura del Vino, “Escrutadora es la mirada de la Historia, la que percibe y transmite cómo el tono violáceo del vino ha tintado la superficie de las piedras antiguas y ha ayudado a conformar la condición representativa y patrimonial de todo aquello que fue y ya sólo aspira a ser recordado. La museología arqueológica se afana en comprender, preservar y explicar el papel desempeñado por la vinificación en la forja de las sociedades del pasado. La voluntad de exprimir la esencia contenida en la cultura material, desterrada de un presente olvidado de producción y utilidad, está detrás del estudio, restauración y exhibición de una antigua semilla carbonizada de vid, de una fragmentada ánfora ática, del cortejo báquico de un sarcófago romano reutilizado, de un mutilado mosaico figurado con escenas de vendimia o de una agrupación de lagares rupestres medievales. Se trata de devolver protagonismo a aquellos materiales desechados, enfatizando su carga simbólica y su valor arcano, como mudo testigo del tiempo. Lo que se intenta es sembrar emoción en el visitante, en el lector. Emoción que deviene en empatía, complicidad y conocimiento.”

Los restos arqueológicos nos transmiten ritos, creencias y costumbres, como las que protagonizaba el faraón Ramsés II (1303-1213 a. C) durante su tránsito al más allá. Las cráteras atestiguan el sentido artístico, a través de inolvidables bacanales en negro y oro, de los griegos en el siglo IV a.C. Las ánforas nos hablan del viaje, límites geográficos, productores, leyes y rutas del vino durante el Imperio Romano. Incluso se están rastreando evidencias de sus diferentes variedades de consumo en las analíticas practicadas en las vasijas cerámicas. La arqueología, cuyo marco cronológico de documentación e investigación no se concreta en un tiempo, nos ayuda a entender nuestro presente y alimenta esta fascinación del hombre por descubrir sus ancestros y desenredar el pasado. Un hombre que, en su faceta viajera, busca en los Museos del Vino (ubicados generalmente en zonas rurales) no sólo una alternativa a su tiempo de ocio, sino una explicación a su presente y el descubrimiento de un pasado ignorado.

Cinco días para profundizar en la Arqueología y el Vino

Tal y como señala Eduardo Díez, Director de Enoturismo y del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, “todavía existen muchas historias que desentrañar y mucho conocimiento por descubrir, especialmente estudios científicos que aporten credibilidad a lo que en muchos casos únicamente son conjeturas.  Por eso es fundamental congresos de este tipo, que tengan la capacidad de reunir a la comunidad científica y avanzar en el estudio de este producto tan singular. El respeto por nuestro pasado es la semilla de nuestro futuro.

De hecho, el mundo del vino goza en la actualidad de una popularidad quizá sin precedentes. Los hábitos de consumo han cambiado y la percepción general que se tiene del vino, especialmente por las generaciones jóvenes, poco tiene que ver con la de hace unas pocas décadas.  Ahora, insiste Eduardo Díez, “el público demanda mucho más conocimiento, y en este sentido el vino cada vez se percibe como algo más que una bebida y sus orígenes seducen por su rica historia.”

En este contexto, el XII Congreso de Museos del Vino se centrará del 10 al 14 de noviembre, bajo el título Arqueología y Vino, en tres ejes temáticos. Por un lado, los Planteamientos Arqueológicos de carácter general, centrados en la introducción de la vinificación en la Península Ibérica por parte de los fenicios, en la adaptación de los pueblos de la costa mediterránea peninsular y en la generalización de la vinificación en época romana. En segundo lugar, las ponencias ayudarán a interpretar los yacimientos arqueológicos del entorno riojano relacionados con la vinificación histórica. Por último, el congreso dedicará un apartado especial a los Proyectos de Investigación Arqueológica vinculados con la vinificación.

A estos contenidos hay que sumar otros temas habituales en las reuniones de la Asociación de Museos del Vino de España: información sobre la apertura de nuevos museos, proyectos enoturísticos, exposiciones institucionales, comunicaciones particulares y visitas a bodegas históricas, museos y yacimientos arqueológicos próximos. Este año destacan, entre otros, la visita a lagares rupestres, al Museo de la Romanización en Calahorra, o el encuentro que tendrá lugar en Bodegas López de Heredia, la más antigua de Haro, y a Marqués de Murrieta que, el pasado 21 de octubre, y tras más de ocho años de rehabilitación, reabrió el histórico Castillo de Ygay.

Sobre los organizadores

Escuela de Patrimonio Histórico de Nájera. Fue creada en 2008 para promover la formación de técnicos y especialistas en conservación y restauración de bienes culturales, así como para contribuir a la investigación y difusión de criterios científicos que garanticen la preservación del Patrimonio Cultural. Situada en el Monasterio de Santa María la Real, está gestionada por el Instituto del Patrimonio Cultural de España y contribuye a preservar el conjunto monástico en el que radica. La Escuela se rige por un Patronato formado por representantes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, los Gobiernos de La Rioja y Navarra, las Diputaciones Forales de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, la Comunidad Franciscana y el Ayuntamiento de Nájera. Cuenta con un Consejo Académico, constituido como órgano colegiado y asesor de las actividades de la Escuela integrado por un presidente (director general de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas) y diez vocales designados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, de los cuales 5 son propuestos por la citada dirección general y los 5 restantes por cada una de las entidades con representación en el Patronato.

La Asociación de Museos del Vino de España tiene como fin favorecer el encuentro, cooperación y estudio de los Museos y Centros Temáticos del Vino asociados, para la promoción, difusión y defensa de los intereses y actividades comunes, así como promocionar y difundir la cultura del vino en general y la de cada zona vitivinícola en particular. Constituida en el año 2005, agrupa el grueso de los Museos del Vino de España, cuyo trabajo y dedicación hacen posible mantener viva una parte tan importante de nuestro patrimonio histórico y cultural. Ofrece cada día un hermoso paseo por la historia de nuestros vinos y muestra a través de sus contenidos la esencia de las labores tradicionales de cultivo y producción.

Los objetivos de la Asociación de Museos del Vino de España, tal y como figura en los estatutos y suscribe la carta Europea de Enoturismo, firmada en París en el año 2006, tienen como principio contribuir a la salvaguarda, conservación y difusión de la cultura del vino en todas sus manifestaciones. Por ello, cabe destacar la importancia del patrimonio material e inmaterial de nuestra organización, a través de nuestros asociados, que a su vez difunden dichos valores y principios en diversos eventos.

¿QUÉ ES VIVANCO?

Vivanco es su origen familiar. En 2004, la FAMILIA VIVANCO decidió hacer realidad en Briones, La Rioja, el sueño de toda una vida de entusiasmo y dedicación: compartir con el mundo su pasión por la Cultura del Vino. Con un origen humilde desde el viñedo, el vino ha sido el eje vital de la familia durante cuatro generaciones y 100 años de trabajo y compromiso. Con un espíritu pionero y una ilusión sin límites, era el momento de compartir esta vocación devolviéndole al vino todo lo que el vino les había dado.

Vivanco es mucho más que vino. Una BODEGA donde se entiende el vino desde una visión exigente, dinámica y actual. Un proyecto enológico contemporáneo con unos vinos diferentes y singulares, procedentes de los viñedos de la familia. La expresión auténtica de una tierra repleta de curiosidades.

Vivanco es mucho más que Cultura. Una FUNDACIÓN donde el pasado y el presente se hacen uno. Un apasionante viaje a través del conocimiento y la historia, con un Museo único donde se descubre la esencia del vino desde la experiencia, sensibilidad e innovación.

Vivanco es mucho más que Experiencias. Vivanco quiere transportar al amante del vino a un nuevo universo de sensaciones donde el mismo vino toma todo el protagonismo. Una nueva forma de ENOTURISMO con más de 9.000 m² de emociones y actividades alrededor de la cultura, el arte, la gastronomía, el sabor y la diversión. El punto de encuentro entre conocimiento y disfrute del vino.

Hoy Vivanco entiende el vino como una forma de vida desde una perspectiva innovadora y llena de energía ofreciendo una experiencia única y exclusiva en torno a la Cultura del Vino. Bodega, Fundación y Experiencias son el fiel reflejo del compromiso de la Familia Vivanco para “devolverle al vino lo que el vino les ha dado”.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...