LLAMANOS 34 91 535 89 90

El sector del vino mexicano mira a futuro.

Con una producción anual de 260 000 toneladas de uvas de mesa, que ha aumentado un 25 % desde el año 2000 y de la cual el 60 % se exporta, México se ha convertido en un importante actor dentro del mercado internacional.

Cultura del Vino | 2017-05-10 10:52:29


Por invitación del presidente del Consejo Mexicano Vitivinícola, Daniel Milmo Brittingham, el director general de la OIV visitó México del 19 al 27 de abril. En el transcurso de este viaje —muy bien organizado por el director general del Consejo, Gabriel Padilla Maya—, Jean-Marie Aurand efectuó una presentación de la OIV y de sus misiones ante los profesionales responsables del sector vitivinícola mexicano, unos meses después de la adhesión de México a la OIV. También visitó las principales regiones vitivinícolas de ese país: Sonora, Parras, Coahuila, Querétaro, Baja California, Valle de Guadalupe y Valle de Santo Tomás.

Además, durante una reunión de presentación en el Senado del proyecto de ley para el desarrollo de la industria vitivinícola nacional, que apunta a definir el marco general de intervención del Estado en favor del sector vitivinícola, y en presencia de los representantes de los gobernadores y del Consejo Mexicano Vitivinícola, el director general de la OIV destacó la importancia que reviste dicha iniciativa, pues permitirá, como ocurre en numerosos países, acompañar el auge de la vitivinicultura en México.

Ante los representantes de los productores de uvas de mesa y pasas, Jean-Marie Aurand presentó el último estudio de la OIV, realizado conjuntamente con la FAO, sobre el panorama mundial del mercado de las uvas de mesa y las pasas, destacando las oportunidades para los productores mexicanos.

Con una producción anual de 260 000 toneladas de uvas de mesa, que ha aumentado un 25 % desde el año 2000 y de la cual el 60 % se exporta, México se ha convertido en un importante actor dentro del mercado internacional. Su producción está muy bien valorizada, pues llega al mercado fuera de temporada en Europa (de mayo a julio).

La producción de pasas, por su parte, aumentó un 225 % desde 2000 y llegó a 14 000 toneladas en 2015.

Impulsada por una fuerte demanda interna, que propició un crecimiento del 12 % anual del consumo en los últimos 10 años, la producción de vinos registra un notable desarrollo. Una enorme cantidad de empresas vitivinícolas instaladas en 11 estados mexicanos producen anualmente cerca de 200 000 hectolitros de vinos de muy buena calidad y de gran diversidad.

El desarrollo y la modernización del sector se ven fomentados colectivamente por el Consejo Mexicano Vitivinícola con el respaldo del Gobierno.

Durante la visita a la Universidad Autónoma de Baja California, organizadora del concurso internacional Ensenada, Tierra del Vino, los promotores manifestaron su intención de solicitar el patrocinio de la OIV para las próximas ediciones.

Jean-Marie Aurand presentó a los responsables del sector vitivinícola las grandes tendencias del mercado internacional del vino y los principales retos para el futuro, además de destacar las oportunidades para México.

En el transcurso de una reunión presidida por el subsecretario de Agricultura, el Lic. Jorge Armando Narváez Narváez, quien es, además, delegado ante la OIV, Jean-Marie Aurand presentó a los responsables del sector vitivinícola las grandes tendencias del mercado internacional del vino y los principales retos para el futuro, además de destacar las oportunidades para México. Al igual que el subsecretario de Agricultura, el director general se mostró complacido por la adhesión de este país a la OIV, una decisión muy importante para el futuro de la viticultura mexicana. También acogió con beneplácito la participación activa de los expertos mexicanos en los trabajos de la OIV, impulsada por el Consejo Vitivinícola e incentivada por el Ministerio a través del Comité Interinstitucional de la Viña y el Vino recientemente creado.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...