LLAMANOS 34 91 535 89 90

El sentido auditivo para disfrutar del vino

Aunque parezca mentira el sentido del oído participa más de lo que pensamos en la cata de vinos y puede resultar ser muy revelado.

Cata de Vino | 2015-01-08 10:05:17


Numerosos artúculos describen, que sobre todo en el mundo de los sumilleres o apasionados del vino no videntes, la fina sensibilidad del oído les permite distinguir si el vino que le sirven en la copa, es blanco o tinto, por la intensidad del golpe en el cristal cuando lo sirven.

Con el oído, también aprendemos los secretos de la degustación, al escuchar a un experto de vinos cuando nos enseña las fases de la cata de vinos. El ruido de un vino cayendo en la copa nos puede revelar sú estructura y cuerpo, o en caso de los cavas y champagne el sonido de las burbujas.

El sonido del destape de una botella, nos permite distinguir la calidad de tapado, en vinos tranquilos o espumosos.

Pero lo más excitante del oído, es sentir el golpe de cristales y el deseo de salud, en el brindis inicial, antes de beber vino en compañía de seres queridos.

Este acto sublime nos prepara psicológicamente a disfrutar mejor de esta bebida milenaria, y en él radican los efectos saludables de un consumo inteligente de vinos.

Lo aburrido de este sentido, es la intensa subjetividad que predispone. Cada vez que un apresurado amante de vinos se adelanta a emitir juicios orales, tiende a sugestionar o predisponer al resto, y muchas veces provoca un juicio generalizado sobre la calidad de un vino, que a veces no es real.

Por ello, la mejor degustación debe hacerse en silencio. Un gran degustador es aquel que define al vino en la segunda copa.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...