LLAMANOS 34 91 535 89 90

El sistema de denominaciones de origen del Vino en Italia: DOC, DOCG e IGT

Hasta hace unos 10 años, sólo el 10% de la producción vinícola italiana estaba regulada por leyes vinícolas. En 1963 el gobierno italiano quiso poner fin a la anarquía reinante en el mundo del vino y poner un poco de orden, instaurando un sistema de denominaciones de origen basado en el sistema francés de AOC (Appellation d'Origine Contrôlée): el de las Denominazioni d'Origine Controllate (DOC).

Vinos del Mundo | 2014-07-22 23:56:03


El primer vino que obtuvo tal reconocimiento fue la Vernaccia di San Gimignano en 1966 y la DOCG (la G significa garantita o garantizada) en 1993.

 Sin embargo, el sistema pecaba de excesiva rigidez y no garantizaba la calidad. Esto hizo que numerosos productores comenzaran a trabajar alejados del sistema, dado que muchas veces las DOC eran un obstáculo más que un beneficio. Cuando no se estaba de acuerdo, a la única categoría de vino a la que podían acudir era a la de vino da tavola (vino de mesa), la más baja. El ejemplo más claro lo tenemos en la Toscana, durante los años 80, donde un gran número de los vinos de mayor entidad eran vinos da tavola, sin denominación y con precios sustancialmente más altos que aquellos que tenían los vinos amparados por una denominación.

 En 1992 la legislación, a través de la Ley Goria, trajo un cambio radical en el concepto de denominación de origen, con el origen geográfico y la defensa del terruño como epicentro. Los vinos que demuestren durante cinco años su calidad adquirirán una DOC y cinco años más tarde podrán aspirar a situar en el gollete de la botella la garantía del estado de una DOCG. También prevé esta ley que todas las denominaciones que no tengan una calidad contrastada desciendan de escalón: cuando se hizo la ley, se suponía que más de 50 perderían su condición de DOC y unas cuantas la de DOCG. A día de hoy todavía se espera que descienda la primera. El ascensor de subida si ha funcionado pero el de bajada no se ha estrenado y eso que unas cuantas lo piden a gritos.

Esta ley trajo consigo una nueva categoría, los vinos con IGT.

Los vinos italianos se pueden clasificar en una pirámide de la siguiente manera:

- 1º escalón: vino da tavola

- 2º escalón: IGT

- 3º escalón: DOC

- 4º escalón: DOCG

A día de hoy existen: 23 DOCG, 309 DOC y 116 IGT.

1. Vino di Tavola (Vino de mesa)

Clasificación más básica. Sólo pueden identificarse por la tipología y el nombre de la bodega o del vino. En la etiqueta no pueden llevar información sobre la añada, zona de procedencia o variedad con la que esté elaborado. Son vinos que no responden a normas establecidas por reglamentos.

La ley indica que un vino da tavola debe esperar tres años antes de convertirse en IGT.

2. IGT (Indicación Geográfica Típica)

Es la versión italiana de los Vins de Pays franceses o de nuestros Vinos de la Tierra. Proceden de una zona geográfica concreta (nombre). La identificación de la variedad es algo secundario, lo primordial es la zona geográfica. Las zonas de producción son habitualmente bastante amplias y el reglamento de producción no es excesivamente restrictivo. Las IGT no pueden utilizar el nombre de regiones o zonas ya empleados por las DOC o DOCG. La IGT corresponde a un vino típico de la zona y debe ser reconocido como tal por la Unión Europea.

Un IGT reconocido mantiene esta clasificación durante cinco años por concesión y gracia del Ministerio de Agricultura.

3. DOC (Denominación de Origen Controlada)

Salvo excepciones, las denominaciones de origen corresponden a:

 - Nombres geográficos (Cirò, Soave, Orvieto, Castelli Romani, Barolo, Valtellina, Franciacorta, Colli Bolognesi, Roero, Valpolicella…)

- En otros casos el nombre de la variedad precede al nombre geográfico (Brunello di Montalcino, Albana di Romagna, Aglianico del Vulture, Vermentino di Gallura, Sagrantino di Montefalco, Primitivo di Manduria…)

Producidos en una zona delimitada (normalmente pequeña o de dimensiones medianas). Llevan siempre su nombre geográfico. El reglamento de producción es más severo que el de los IGT y llegan a los consumidores previos análisis químicos y sensoriales por parte del estado. Sus características de calidad serán determinadas por la cepa y el área de producción.

Las denominaciones de origen son las encargadas de fijar los rendimientos de producción por hectárea, el grado alcohólico mínimo, el tiempo de crianza mínimo y las castas autorizadas en los ensamblajes de las distintas zonas vinícolas. Para llegar a ser denominación de origen se tiene la obligación de superar el examen de una comisión de cata que es el garante de tipicidad y calidad de los vinos

4. DOCG (Denominación de Origen Controlada y Garantizada)

Es otorgada únicamente a ciertos vinos de las zonas de calidad superior embotellados dentro de los límites de esas zonas por el cosechero y con el sello del Gobierno. La DOCG puede concederse a un vino que ha alcanzado un notable prestigio durante al menos cinco años y ya está clasificado como DOC. Los vinos deberán corresponder a las características propias de su denominación y gozar de una reseñable reputación en Italia y en el extranjero siendo reconocida su calidad.

El reglamento prevé el embotellamiento obligatorio del vino. Mientras que en las DOC se admite vender el vino a granel o en damajuanas, los vinos DOCG deben ser comercializados en recipientes menores a 5 litros y llevan la garantía del Estado que certifica mediante la garantía del origen, la calidad y permite numerar los vinos.

En las microzonas o subzonas también un propietario puede alcanzar excepcionalmente la DOC o DOCG. Serán reconocidas cuando el producto sea de alta calidad y contribuya a la promoción y el prestigio de los vinos italianos más allá de sus fronteras. El nombre de esta minúscula zona debe ser utilizado independientemente del resto de la denominación de origen. Esta disposición es un reconocimiento oficial de la idea de pago o cru como sucede en la Borgoña y la defensa de las particularidades de un pedazo de terreno que se diferencie del resto.

Las subzonas históricas que han servido a la idea general de la denominación pueden utilizar el término Classico. La palabra Riserva conserva su carácter original para vinos que han envejecido el tiempo mínimo exigido por cada denominación. Aunque el concepto es diferente al español puesto que no es necesario que tenga más tiempo de crianza en madera sino que salga un año después de la versión de añada, también puede referirse a una selección de las mejores uvas de una finca.

La mención Superiore se refiere al grado alcohólico del vino que debe ser medio grado más que la exigencia mínima de la denominación. Aunque suelen ser los vinos de mayor fuste de cada denominación.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...