LLAMANOS 34 91 535 89 90

El suelo de la Denominación de Origen de Toro. Valor seguro para el vino.

La zona de producción de los vinos amparados por la D.O. Toro se encuentra situada al sureste de la provincia de Zamora y suroeste de la provincia de Valladolid. El suelo de esta zona vitivinícola es ideal para la uva “Tinta de toro”.

Actualidad | 2016-01-07 11:33:42


El secreto de los vinos de esta región es precisamente este un clon histórico de la tempranillo, que logra en una zona tan cálida como Toro, la misma acidez que en la ribera del Duero, con mayor graduación alcohólica. Los mejores tintos proceden de zonas pedregosas y arenosas, y está más cerca de los caracteres de la tinta roriz portuguesa por su fondo silvestre que de la de Ribera del Duero. Posee la misma potencial frutal que la garnacha, con un matiz más seco.

El microclima de la zona y la pronta maduración es uno de los secretos de esta zona vitivinícola, pero no menos importante es el suelo donde se asienta.

El suelo está formado por elementos provenientes de la descomposición y  disgregación de areniscas, arcillas y pudingas calizas Pliocénicas que han originado suelos pardos calizos sobre material no consolidado.

 Los suelos donde se asientan la mayoría de los viñedos pertenecen a la Era  Terciaria, Época Paleógena (Eoceno-Oligoceno), siendo del Eoceno en la parte derecha del  río Duero.

 Son suelos de textura arenosa, ligeros, aumentando en profundidad el contenido  en elementos finos. La cantidad de elementos gruesos, gravas, es variable y se distribuye  irregularmente por zonas. Se pueden considerar suelos fáciles de trabajar, calientes y que  originan un adelanto de la maduración.

 La estructura de estos suelos permite fácilmente la penetración en profundidad de  las raíces, lo que paliará, en cierta medida, las situaciones de falta de agua para la planta  debidas a la escasa capacidad de retención de agua de dichos suelos.

 La fertilidad es bastante baja y, si bien es cierto que los mejores vinos son  producidos en suelos pobres en elementos asimilables, hay que cuidar que ningún factor  productivo llegue a una condición extrema que no permita la producción de vinos  equilibrados.

 El pH, próximo a la neutralidad, no ocasiona inconvenientes en cuanto a  disponibilidad de nutrientes y favorece la actividad de la flora microbiana.

 No se observan carencias fuertes de oligoelementos, aunque el contenido en  hierro, más bien alto, puede influir en la menor asimilación de manganeso, ya escaso.

También los bajos niveles de materia orgánica pueden agudizar la carencia de manganeso,  junto con la de cobre y cinc. La escasez de calcio podría provocar mala asimilación de  magnesio y boro.

 En cualquier caso, no existen valores muy extremados de todas las variables  analizadas, cambiando de unas zonas a otras y tampoco existen problemas en cuanto a  salinidad del suelo ni por la caliza activa. Hay que destacar, que debido a las características de  los suelos de la Comarca de Toro, no hay problemas de Filoxera.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...