LLAMANOS 34 91 535 89 90

El tapón de corcho como garantía de conservación del vino

El envejecimiento del vino en envases de vidrio se hizo realidad con la generalización del corcho como tapón, desde finales del siglo XVII.

Cultura del Vino | 2014-12-03 09:42:14


El corcho es un producto 100 % natural con unas características inmejorables cuando se trata de actuar como frontera entre el vino y el exterior. La estanquidad del corcho garantiza una barrera que cierra herméticamente la botella. Su estructura cuenta con más de treinta millones de células por cm3, por lo que encierra en sus poros internos aire en gran cantidad y da al tapón, compresibilidad, recuperación, estanquidad y resistencia.

Siendo el último responsable de una buena conservación, garantizando las propiedades del vino, quizá, lo mejor que se pueda decir del tapón al descorchar una botella, es que haya cumplido su misión, pasando des- apercibido, sin afectar para nada al vino.

Sin embargo, demasiado a menudo, cuando hay algún problema con la calidad del vino se achaca inmediata- mente a defectos del tapón.

Como curiosidad hablaremos de los tapones de corcho del Cava.

En el caso de los vinos espumosos, como el tapón tiene que soportar una alta presión, el diámetro puede ser de hasta 31 mm. El tapón de cava tiene forma de seta con un cuerpo cónico inferior y un cuerpo ovoide superior. Una vez puesto en la botella puede tener un tiempo de vida de 25 años.

Fue la necesidad de tapones para el champán del siglo XVII que extendió la utilización del corcho en detrimento de otros tapones de madera o de caña impregnada en aceite.

En la base del tapón se estampan unas marcas para distinguir el tipo de vino espumoso:

Una estrella de cuatro puntas indica que ha sido elaborado por el método tradicional.

Una circunferencia indica un granvas.

Un círculo indica el método transfer.

Un triángulo equilátero indica un vino gasificado.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...