LLAMANOS 34 91 535 89 90

El Tast de Finques i Viles (Cata de Fincas y Villas), el origen de la apuesta por la tipicidad.

El compromiso con su territorio es una de las señas de identidad de la Denominación de Origen Calificada Priorat. Es por eso que este órgano colabora en todas las iniciativas que tengan como objetivo el fomento de la cultura local y el respeto por el territorio y el paisaje del Priorat.

Denominaciones | 2015-02-26 11:01:34


En los últimos años, conjuntamente con otras instituciones de la zona, la DOCa Priorat está trabajando para que los productores y agentes locales tengan como prioridad la preservación del territorio y de las formas de cultivo, producción y trabajo tradicionales que conviven en esta región.

Hoy en día es considerada la zona vitivinícola de España que más y mejor se ha integrado e introducido en el panorama internacional y ha sabido encaminar sus vinos hacia la búsqueda de la excelencia.

La DOCa Priorat ostenta el reconocimiento del primer Vino de Finca de España y trabaja para consolidar los vinos de Vila (de villa), un paso más en la línea de reforzar los vínculos de sus vinos con su territorio de origen. El proyecto Vins de Vila (“Vinos de Villa”), aprobado por el Consejo Regulador el 11 de junio de 2009, ya permite identificar en sus vinos las doce zonas vinícolas de producción de uva dentro de la DOCa Priorat. La nueva normativa permite a los productores detallar en la etiqueta del vino a qué zona pertenece la uva utilizada para la elaboración de ese vino.

El primer Vino de Vila que se comercializó se embotelló de manera experimental en 2007. A principios de 2014, ya se han registrado unas 40 marcas como Vinos de Vila, una demostración de la apuesta por la calidad y la tipicidad que siguen haciendo las bodegas de la DOCa Priorat.

El objetivo de este proyecto, según explica el presidente de la DOCa Priorat, Toni Alcover, es “dar un paso adelante en la línea de reforzar la identidad de los pueblos de esta denominación de origen a la vez que se estrechan más sus lazos con los vinos que se producen”. De hecho, una de las características de los vinos del Priorat más valoradas por los expertos es su alta fidelidad al suelo de origen, es decir, al terruño (en francés, terroir).

Para establecer las zonas vinícolas se han tenido en cuenta variables geográficas, ambientales, climáticas, vitivinícolas, sociales, históricas y económicas, a través de las cuales se fija la raíz social del vino con las raíces culturales de cada villa y se identifica el vino con cada una de las realidades sociales de las zonas de la DOCa Priorat, que van más allá de límites administrativos existentes.

En este sentido, la DOCa Priorat, pretende que cada agente implicado (desde el agricultor que cultiva la viña hasta la bodega elaboradora) se pueda sentir más identificado mediante sus tierras con una de las localidades de la zona, teniendo en cuenta que su producto final, que es el vino, está suficientemente arraigado y asociado a esa población.

Las etiquetas de las botellas de la DOCa Priorat que se acojan a este reglamento pueden, pues, indicar el nombre de la zona de la que proviene su uva y a continuación añadir la expresión Vi de la Vila (“Vino de la Villa”). El Consejo Regulador de la DOCa Priorat, además de garantizar la calidad como vino elaborado en la DOCa Priorat, garantiza que los vinos sean originales de esa zona exclusivamente, mediante una serie de medidas de control complementarias que se llevan a cabo en el período de la vendimia, con un seguimiento posterior del proceso de elaboración. En este sentido, se refuerza la apuesta por la calidad de los vinos, ya que se añade un factor adicional de garantía en relación con la procedencia de la producción.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...