LLAMANOS 34 91 535 89 90

El terroir adecuado para la calidad de los vinos de la Ribera del Queiles.

La reputación de estos vinos, se debe a sus características, debidas en gran medida a los factores climáticos.

Cultura del Vino | 2017-03-16 17:46:17


El clima condiciona las características de las uvas, contribuyendo a la producción de taninos y antocianos que provocan que se potencie el color y la expresión de las variedades de uva utilizadas, que, junto con el resto de características, otorga a los vinos carácter específico y esa reputación a nivel comercial.

El clima es Mediterráneo – Continental, característico de la depresión del Ebro, del que es afluente el río Queiles por su margen derecha.

Presenta una temperatura media que oscila entre los 14-16 ºC en la zona baja y de 12-14 ºC en la zona alta. Precipitaciones anuales medias entre 300-500mm, en unos 60/70 días de lluvia y evapotranspiración potencial entre 700-800mm anuales. 3 Horas de luz anuales: 2.700 horas.

Se caracteriza por la irregularidad de las precipitaciones, las fuertes oscilaciones térmicas día/noche y los vientos dominantes cierzo y bochorno. La cercanía del Moncayo (montaña de 2.313 metros de altitud), determina que el cambio termométrico entre el día y la noche, sobre todo en el período clave que va desde el envero hasta la vendimia, sea muy importante (15ºC), lo cual contribuye a la formación de taninos y antocianos.

La zona geográfica delimitada presenta unas 2.700 horas anuales de luz. Este es un factor importante ya que el sol da lugar al calentamiento de las viñas y del suelo; la temperatura de las uvas es importante para la calidad del vino así como la temperatura de las hojas que afecta a la fotosíntesis y la respiración, que a su vez, afectan la composición de la uva y de la calidad del vino. – Suelo.

El Valle del Queiles es un territorio emergido de un antiguo mar, con sedimentaciones de tipo fluvial (gravas y arenas principalmente) y suelos del Mioceno detrítico (arcilla, limos, areniscas) que al disminuir la altitud aparecen recubiertos en mayor medida por aluviones cuaternarios escalonados en terrazas fluviales y por los derrubios de los glacis de erosión que descienden de las sierras marginales del Moncayo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...