LLAMANOS 34 91 535 89 90

El terroir de los vinos de pago de Prado de Irache

La zona de producción de los vinos de Pago Prado de Irache, está constituida por terrenos ubicados en el término municipal de Ayegui, en la comarca de Tierra Estella de la Comunidad Foral de Navarra.

Denominaciones | 2017-01-13 10:37:55


Es  una  zona  denominada  Prado  Irache,  que  rodea  a  la  centenaria  Bodega  Irache, ubicada en este lugar desde 1.891.

Todas  las  parcelas  de  cultivo  pertenecen  al  término  municipal  de  Ayegui  y  están situadas a menos de mil metros de distancia de la bodega, separadas únicamente por carretera nacional  y  camino  vecinal,  formando  entre  todas  un  mismo  conjunto,  quedando rodeada la bodega de los viñedos que le proveen de uva exclusiva para la elaboración de sus vinos.

Con  una  altitud  sobre  el nivel  del  mar  entre  495  y  550  metros,  tanto  las  parcelas  de cultivo  como  todo  su entorno  se  ubican  sobre  unos  extensos  glacis  del  Pleistoceno desarrollados en la base de  Montejurra.   Están   formados por cantos rodados, provenientes de  la  meteorización  de  los  conglomerados  terciarios  que  coronan  Montejurra, englobados  en  una  matriz  arcillosa.  Este  depósito  tiene  un  espesor  que  varía  entre menos  de  un  metro  a  más  de  cinco.  Por  debajo  de  este  cuaternario  se  ubican unas margas arcillosas del Cretácico.

A partir de estos materiales  se  han desarrollado  unos  suelos  sueltos,  permeables, medianamente  profundos,  rojizos, bastante  pedregosos,  con  unos  contenidos  en  materia orgánica entre el 1,2 y el 1,7% y altos contenidos en carbonatos en la zona de desarrollo de las raíces que pueden oscilar entre el 40 y 60%. La clase textural USDA es franca o franco-arcillo-arenosa. 

En las zonas cóncavas el horizonte superficial puede aparecer engrosado por acumulación de materiales de las zonas circundantes.

La  presencia  de  aguas  subterráneas  subsuperficiales  en  el  pago  permite  mantener  limitado  el  riesgo  de  estrés  hídrico  durante  todo  el  año,  no  obstante  sin  riesgos  de  encharcamiento. 

El clima   queda   caracterizado  por  una  pluviometría  media  ligeramente  superior  a  600 mm  de  agua  al  año, fuertes contrastes térmicos entre inviernos (húmedos y fríos) y veranos (secos y relativamente calurosos) y una insolación media de unas 2.200 a 2.300 horas al año.

Otro  factor  determinante  es  la  persistencia  del  viento  frío  y  seco  del  norte,  que  junto  con los factores anteriores hacen que se consiga una uva sana y de calidad. Además el  fuerte  salto  térmico  entre  el  día  y  la  noche  (próximo  a  los  20  ºC)  al  final  del  ciclo  vegetativo  permiten  el  desarrollo  de  un  proceso  de  maduración  de  los  frutos  que  favorecen la producción de vinos dotados de las características de específicas que los distinguen.

Las  características  climáticas  junto  con  los  parámetros  edafológicos  y  topográficos  descritos que determinan la zona, permiten, sobre la base de las técnicas de cultivo y de  elaboración  propias,  obtener  vinos  tintos  muy  aromáticos,  de  acidez  mantenida,  grado  alcohólico  medio,  coloraciones  intensas  y  sabores  afrutados  como  se  describe  en este pliego.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...