LLAMANOS 34 91 535 89 90

El viñedo como expresión del terroir de la Isla de Formentera.

Las características edafoclimáticas de la isla condicionan de forma significativa la producción agrícola, mientras se puede dificultar el establecimiento de determinados cultivos, el viñedo tiene una gran adaptación, por lo que la viticultura forma parte de la tradicción de la isla.

Cultura del Vino | 2017-05-26 12:06:00


Sin embargo, la rusticidad del viñedo y su buena adaptación a las condiciones climáticas y edáficas de la zona, permiten la obtención de vinos de excelente calidad y a su vez, el mantenimiento de la actividad rural. El factor humano se pone de manifiesto en los conocimientos ancestrales de los agricultores en la determinación de las mejores parcelas para la producción y técnicas de cultivo.

El manejo del viñedo viene condicionado por las características edafoclimáticas de la isla, principalmente: los suelos arenosos, la escasez de agua, las altas temperaturas, la elevada humedad y el salitre. En este sentido, el diseño de la plantación (marco, orientación, sistema de formación...) y las prácticas culturales tales como la conducción del viñedo, resultan esenciales para adecuar el potencial vinícola a los condicionantes agroclimáticos existentes.

La vendimia constituye una labor donde el factor humano resulta decisivo; se realiza de forma manual y en varias pasadas. Las particularidades del suelo y del clima hacen que el control de la maduración sea muy importante y la selección de la uva en la misma planta sea primordial. En este sentido, los conocimientos de los viticultores de la zona resultan esenciales para determinar el momento idóneo de recolección y la selección de los racimos para la posterior elaboración del vino.

Los vinicultores de Formentera cuidan de una manera muy adecuada el rendimiento vino/uva, y lo limitan a 65 litros de vino por 100 kg de vendimia. Esta práctica repercute de manera muy positiva en las características organolépticas del vino con indicación geográfica protegida Formentera, ya que los hace especialmente delicados y equilibrados. Por otra parte, cabe destacar que la actividad vitivinícola de Formentera constituye una de las principales actividades agrarias de la isla.

Esta actividad contribuye a la preservación del medio y la conservación del paisaje, con una notable repercusión positiva sobre el turismo considerado el principal sector económico de la isla. A su vez, supone una alternativa viable, favoreciendo la diversificación de los recursos económicos y el mantenimiento de la actividad rural. 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...