LLAMANOS 34 91 535 89 90

El viñedo de Abona, vino de altura.

El viñedo se extiende desde los 400 hasta los 1.700 metros de altitud, diferenciándose dos estratos en relación con este factor. Vinos volcánicos donde el terroir y el clima tiene mucha influencia.

Enoturismo | 2016-09-06 13:03:14


Un nivel de medianías, que va desde los 400 hasta los 800 m., de terrenos volcánicos muy porosos y de elevada higroscopicidad, capaces de absorber el agua de la humedad del ambiente, en terrenos negros donde se producen los vinos de mejor calidad, y una zona alta, en terrenos acolchados con jable que, desde el límite de las medianías, alcanza los 1.700 m. en Vilaflor, altitud verdaderamente asombrosa para el cultivo de la vid. En esta parte, la viña se asienta sobre terrenos arcillosos de oscura coloración y alta fertilidad, cultivándose en vaso, formación excepcional en todo el viñedo canario.

La superficie del viñedo inscrito supera las 1.000 hectáreas, siendo la variedad más cultivada la Listán Blanca, acompañada de una gran diversidad de blancas y tintas minoritarias. La orientación de los terrenos al sol y la influencia de los alisios origina que sean terrenos de extraordinaria aridez y que tenga unas temperaturas relativamente altas. Esto hace que sea habitual cultivar la viña con preferencia en las cotas altas para disminuir por la altitud las temperaturas medias. Esta elevada temperatura con la que se cultiva la vid da lugar a que los vinos elaborados con esas uvas tengan gran equilibrio alcohol-acidez.

Los buenos vinos se consiguen cuando la viña se encuentra en las medianías. Los profundos barrancos y lo montañoso del lugar hacen que los vinos producidos tengan una gran personalidad. Todos los vinos amparados en esta DOP presentan notas propias de los vinos de zonas volcánicas.

Vinos personales, armónicos, bien conjuntados, con infinidad de matices aromáticos y predominando en todos ellos un acento mineral, definiéndose como «volcánicos».

Los blancos son aromáticos, con matices de flor de almendro, acacia y litchi, además de matices tropicales a plátano, mango, maracuyá y guayaba, de graduación alcohólica media-alta y buena conjunción de sabores y curiosamente y a pesar de lo cálido del clima, una equilibrada acidez natural, que los hace ser equilibrados en boca.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...