LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino como elemento básico de la entidad argentina.

En el año 2013, el Senado de la Nación convirtió en ley el proyecto del diputado Julián Domínguez, mediante el cual se declara “bebida nacional” al vino en Argentina. Hoy las autoridades siguen impulsando este sector en el país.

Blog del Vino Argentina | 2015-10-22 16:31:52


Argentina es uno de los países con la mayor diversidad en oferta varietal vitífera. Precisamente por las condiciones de clima y suelo, las diferentes variedades de vid se han adaptado al terruño argentino y ofrecen vinos de gran expresión y calidad.

El cepaje tinto Malbec es el más cultivado y el más característico del país.También se cultiva  Torrontés, Chardonnay, Sauvignon Blanc, entre los más destacados cepajes blancos. Yentre los tintos, resaltan Bonarda, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Tempranillo, entre otros.

La elaboración de vinos y mosto es el principal destino de las uvas que se cultivan en la Argentina. El 96 % de la superficie es ocupado por variedades para vinificar, mientras que el 4% restante es destinado para la producción de uvas de mesa, el consumo en fresco y para pasas.

La vitivinicultura argentina tiene más de cinco siglos de historia, integrando la tradición de los inmigrantes europeos y los saberes de los pueblos originarios, unión que dio origen a la producción de vinos más importante de América del Sur.

Por ello el Decreto 1800 declara al vino como la "bebida nacional" de la Argentina. Esto fue posible como resultado de muchas gestiones del Fondo Vitivinícola Mendoza y de la Corporación Vitivinícola Argentina, realizadas en el ámbito del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y su Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Entre los puntos más importantes, el Decreto Nacional Nro 1800 subraya que "el vino es un elemento básico de la identidad argentina y un producto alimenticio de consumo masivo que, por sus cualidades nutricionales comprobadas, integra la canasta básica familiar de diferentes grupos sociales, culturales y económicos del país".

El documento también resalta que "el auge de la vitivinicultura en Argentina es un factor determinante en el desarrollo de las provincias productoras de vino", generando otras actividades que inciden en las economías regionales "como el turismo, la gastronomía, la hotelería, la metalmecánica, la generación de otras industrias y actividades de servicios, dando lugar a un cluster competitivo y dinámico".

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...