LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino como patrimonio.

La relevancia que el vino tiene en las comarcas, de manera económica, patrimonial y medioambiental, ha hecho que su consideración por los viajeros y visitantes sea un aliciente para el turismo, así como un valor a proteger.

Cultura del Vino | 2015-09-28 11:33:04


El presente de la viticultura y el enoturismo se ofrece fuerte, ambicioso y deseoso de alcanzar más y mejores metas en la elaboración y difusión de su producto y de sus valores. El vino ha pasado a formar parte de un importante valor cultural y patrimonial, tanto de manera material como inmaterial.

El vino ha sido valorado y desarrollado económica, social, artística y literariamente desde múltiples puntos de vista, complementarios entre sí. Actualmente existe una decidida apuesta por identificar, recuperar y difundir todos los valores de la cultura y el patrimonio vitivinícola.

Este reconocimiento se ha hecho visible en muchos aspectos, uno  de los ejemplos más pausibles lo tenemos en el reconocimiento de los paisajes de viñedos por la UNESCO como valores patrimoniales. Los tres aspectos relacionados con los paisajes del viñedo que están actualmente en pleno desarrollo son su reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad, el aprovechamiento enoturístico y la formación de expertos para asegurar su mantenimiento y desarrollo sostenible.

El reconocimiento del vino como patrimonio está llegando a tal nivel que un grupo de eurodiputados promovieron una declaración escrita para que el Parlamento Europeo apoye el reconocimiento de la Cultura del Vino como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En su declaración, los eurodiputados destacaron la contribución del vino a la "fundación de las primeras civilizaciones" y su papel de señal de identidad, "un elemento importante en nuestras prácticas tanto religiosas como culturales". "La producción de vino se desarrolló junto con la expansión del Imperio Romano, y algunas de las regiones principales de producción surgieron durante ese período", prosigue la declaración. También destaca que "el vino ha sido durante siglos parte de la dieta y la cultura de la humanidad, y se le ha considerado un alimento cuyo consumo responsable es compatible con un estilo de vida saludable"

El vino ha sido y sigue siendo un abanderado de nuestra cultura y nuestro patrimonio en particular. En este sentido hay que enorgullecerse de que nuestro país tenga un extenso y afamado patrimonio cultural vinculado a este producto, que posea la mayor superficie de viñedo plantada en el mundo y un elevado número de Denominaciones de Origen vitivinícolas, y que cada vez sea mayor el número de bodegas que pueden presumir de ser identificadas no solo por sus vinos sino también por otros valores culturales como edificios singulares, los museos y colecciones de arte que encierran.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...