LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino de Bizkaiko Txakolina resalta la importancia de la contraetiqueta.

Bizkaiko Txakolina está de estreno. A partir de la añada 2016, la que ya está a punto de salir al mercado, las botellas producidas por las bodegas adscritas a la Denominación de Origen lucirán nuevas contraetiquetas, más modernas y más claras.

Denominaciones | 2017-01-05 11:08:09


Las nuevas contraetiquetas permitirán al consumidor reconocer al primer golpe de vista el año, el origen y la certificación de calidad de la botella de Bizkaiko Txakolina que está comprando.

La contraetiqueta es el documento más importante que incorpora una botella, más incluso que la etiqueta que da nombre al txakoli o a la bodega, porque ese pequeño sello es el certificado de calidad que otorga la Denominación de Origen a los txakolis que avala después de numerosos controles sobre el proceso de elaboración, que van desde el origen de la uva hasta el embotellado final.

La contraetiqueta certifica la garantía de origen y la calidad de Bizkaiko Txakolina. El proceso para obtenerla es largo. Las bodegas adscritas a la Denominación de Origen se someten a diversos controles que permiten al Consejo Regulador conocer con exactitud el volumen de producción de cada una a partir de un análisis exhaustivo de sus viñedos o de las compras a otros productores de uva. Una vez certificado por el Consejo que las variedades de uva utilizadas son las autorizadas por el Reglamento de la DO y comprobada la cantidad, el Bizkaiko Txakolina producido se somete a un último control de calidad organoléptica por parte del Comité de Cata, que certifica que el txakoli examinado responde a las características de tipicidad y calidad exigidas.

Solo después de superar esos controles, el Consejo Regulador suministra a la bodega la cantidad exacta y numerada de contraetiquetas que certificarán que las botellas que salgan al mercado con ese sello al dorso cumplen con los niveles de calidad y autenticidad exigidos por la DO.

La nueva contraetiqueta de Bizkaiko Txakolina presenta un diseño moderno y sencillo que permite al consumidor obtener toda la información que precisa de un vistazo. El sello de garantía de la DO Bizkaiko Txakolina ocupa buena parte del espacio, puesto que ese sello certifica por sí mismo el origen del producto, que se subraya más abajo con la palabra Bizkaia, junto a la hoja de roble símbolo del Territorio Histórico.

Al lado del sello de la DO figura, también en caracteres destacados, el año de producción del txakoli, dato que adquiere mayor relevancia a medida que las bodegas adscritas a la Denominación de Origen están produciendo txakolis de complejidad y calidad suficientes para mejorar con el paso del tiempo.

Finalmente, debajo del dato del año de producción, figura el número de control, un dato que certifica la cantidad de botellas que ese año se han hecho acreedoras a lucir la contraetiqueta que garantiza la calidad del producto.

La nueva contraetiqueta nace con el propósito de sintetizar en un símbolo único la imagen de tradición y modernidad que atesora Bizkaiko Txakolina, el único producto agroalimentario de Bizkaia con Denominación de Origen propia y original.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...