LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino de Málaga, delicioso postre.

El vino de Málaga ha sido uno de los vinos de postre por excelencia, y se ha consumido en muchas cortes europeas. En el renacer de los caldos generosos Y dulces, los de esta provincia también tienen su lugar.

Denominaciones | 2014-11-04 14:02:27


La D.O. Málaga y Sierras de Málaga abarca cinco zonas de la provincia bien diferenciadas.

La mayor extensión de viñedo se encuentra en la zona de Axarquía, una comarca muy montañosa. También distinguimos la zona norte, situada en una extensa altiplanicie de suelos pardos, la costa occidental, Montes y la Serranía de Ronda, que fue la última zona en incorporarse a la denominación de origen. Ésta comprende unas 1.190 ha de viñedo con una gran diversidad climática. En el norte, el clima es continental, con inviernos y veranos cortos y una pluviometría no superior a 500 ljm2; en Axarquía, las montañas resguardan las viñas atemperando un clima con gran influencia mediterránea; en la zona oeste, la humedad relativa es mayor.

En Málaga, la variedad predominante para la vinificación es la blanca pedro ximénez, mientras que la uva moscatel se utiliza para el málaga dulce. En cambio, en las sierras de Málaga, el abanico de variedades se amplía a las blancas chardonnay, colombard, macabeo y sauvignon blanco En las sierras también está autorizado el cultivo de uvas tintas romé, cabernet sauvignon, merlot, syrah, tempranilla y petit verdor,

Los vinos de esta denominación pueden clasificarse en dos grupos: los vinos de corte clásico y los de corte moderno. Los primeros son los que tradicionalmente se han elaborado en la denominación: vinos marcados por el arrope (más adelante clasificaremos sus estilos). Los segundos son vinos blancos dulces naturales donde la moscatel se expresa en todo su esplendor varietal y que conservan su color natural. Entre los de corte moderno, también se elaboran vinos tintos que resaltan los cálidos veranos malagueños.

Después de la fermentación alcohólica, a los vinos tradicionales se les añade arrope, mosto hervido hasta reducir un 30 % su volumen. Posteriormente, los vinos se encabezan o fortifican. Se pueden hacer diferentes clasificaciones según la elaboración, la crianza, el grado de dulzor y la cepa:

Según la elaboración: Vinos de licor y vinos dulces naturales (vinos a los que se añade aguardiente para conservar parte de los azúcares de la uva), y vinos naturalmente dulces (el dulzor y el grado alcohólico provienen exclusivamente de la uva).

Según la crianza: Málaga pálido (sin crianza), málaga (6 a 24 meses), málaga noble (2 a 3 años), málaga añejo (de 3 a 5 años) y málaga trasañejo (superior a 5 años).

Según la dulzura: Dulces (con un contenido en azúcares superior a 45 gil), semidulces (comprendido entre 12 y 45 gil), semisecos (comprendido entre 4 y 12 gil) y secos (inferior a 4 gil).

En una clasificación más tradicional, los málagas pueden ser dulces o secos.

Dulces:

Lágrima: Se elabora con el mosto que se escurre sin presión de la prensa. Es licoroso y no excesivamente dulce.

Málaga dulce color: Es un vino casi negro por la adición de arrope, y muy dulce. Málaga moscatel: Se elabora con uva moscatel y, en ocasiones, se añade mosto hervido. Moscatel dorado: Se elabora con uva moscatel soleada o pasificada.

Málaga pedro ximén (o ximénez): Es 100 % uvas pedro ximénez.

Pajarete: Vino de color oro o ámbar oscuro, semiseco, de 15° a 20°.

Secos:

Soleras: Son vinos en los que se indica la fecha en que se inició la solera. Generalmente se consideran los mejores málagas.

Los vinos de la sierra de Málaga no son generosos. En esta zona, los blancos son afrutados con grandes aromas varietales, muy agradables y frescos en boca. Los tintos son consistentes y estructurados, minerales y terrosos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...