LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino del valle de la Conca de Barberà.

La Conca de Barberà es una comarca catalana situada al Norte de la provincia de Tarragona. La zona de producción vitícola se concentra básicamente en la región que debe su formación geológica a la acción erosiva del río Francolí y de su afluente, el Anguera.

Cultura del Vino | 2017-03-03 13:46:12


La acción combinada de ambos ríos con el transcurso de los milenios ha configurado la fisonomía de esta parte de la comarca como la de un valle fluvial rodeado de carenas montañosas.

En el siglo XII, las tierras de la Conca empezaron a ser colonizadas por los catalanes. Dos instituciones, la Orden de los monjes cistercienses de la abadía de Santa María de Poblet y los monjes-guerreros de los Templarios establecidos en Barberà, transmitieron a los campesinos sus conocimientos y experiencias sobre la manera más provechosa y adecuada de cultivar los viñedos para así poder obtener los mejores vinos.

Uno de los vinos más preciados en la Conca de Barberà es el vino espumoso. Es un vino elaborado según el método tradicional con segunda fermentación en botella, que en condiciones determinadas desprende anhídrido carbónico con una presión mínima de 3,5 bares y una duración de nueve meses de envejecimiento, contado desde la fecha del tiraje hasta el degüelle.

Los vinos amparados por la DOP Conca de Barberà podrán utilizarse como vinos base para la elaboración de vinos espumosos de calidad. El color podrá oscilar de los tonos amarillos pálidos verdosos a los dorados intensos, proporcionalmente a su grado de envejecimiento y/o la elaboración en contacto con madera que haya podido tener.. En el caso de los espumosos blancos podrá oscilar entre los tonos amarillos pálidos verdosos a los dorados un poco más intensos.

En el caso de los espumosos rosados oscilará entre el rojo vivo con matices violáceos a los tonos de piel de cebolla, pasando por los anaranjados intermedios, proporcionalmente a su grado de envejecimiento y/o la elaboración en contacto con madera que haya podido tener, y añadiendo en ambos casos la presencia de gas carbónico. Presentan aromas frescos y de fruta propios de las variedades con las que han estado elaborados. En boca son frescos, cremosos y tienen un buen equilibrio entre dulzura, acidez y alcohol.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...