LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino en el contexto de América Latina.

De unos años a esta parte está cambiando el concepto del consumo del vino en muchos países de América Latina. Los países importadores de vino, Argentina Mexico y Chile, son hoy además grandes productores del nuevo mundo. Todo señala que estos países llevan el liderazgo en el comercio del vino en América Latina.

Blog del Vino Chile | 2015-09-04 09:59:01


En Chile, el vino espumante representa alrededor de 4% del volumen total del mercado del vino, sin embargo, se prevé que seguirá siendo un mercado de nicho.

En tanto, los guatemaltecos también mostraron un especial interés por esta bebida. El estudio reveló que, durante el período analizado, los consumidores de Guatemala comenzaron a beber este producto más frecuentemente tanto en casa como en locales, es decir, en bares y restaurantes.

Donde también se reflejaron alzas fue en México, país en el que esta subdesarrollada industria creció a tasas impresionantes, en especial entre los vinos tintos y espumantes, de acuerdo a la publicación.

Actualmente, la mayoría de los vinos son importados, sin embargo, se está capitalizando una tendencia hacia las bebidas producidas en el país azteca, mientras que los productos están mejorando su calidad y popularidad.

Como el consumo de vino per cápita es aún bastante bajo en México -menos de un litro por persona- el dato le da una gran oportunidad a la industria al tener un considerable espacio para crecer en los próximos años, revela Euromonitor Internacional.

En lo que respecta a la especialización del vino, Costa Rica manifestó buenos resultados, debido a que el año pasado mostró un “fuerte y continuo crecimiento entre tipos de vino de medida que los consumidores expandían su paladar e incrementaban su poder adquisitivo, puntualiza la entidad a cargo del informe.

Los constarricenses están cada vez más interesados en testear buenos vinos, tendencia que ha significado una oportunidad de mercado y una posibilidad para el desarrollo de productos de nicho, como serían los vinos orgánicos y biodinámicos, especialmente, entre la categoría de los tintos.

La otra cara de la moneda. Por otro lado, se encuentan Venezuela y Uruguay. En el caso del primero, el contexto económico le ha jugado en contra al vino, debido a la poca disponibilidad de moneda extranjera.

“Debido a que el 2012 fue un año electoral, el gobierno se enfocó en asegurar las importaciones básicas de comida, dejando a un lado a los importadores de vino durante la distribución de moneda extranjera”, analiza el documento.

Ante esto, gran parte de los importadores del producto no contaban con una estructura financiera para cumplir con los compromisos de pago de proveedores internacionales, por lo que el volumen estuvo bastante por debajo de los períodos pasados.

A esto se suma que el productor local de vino, Bodegas Pomar -subsidiaria de Empresas Polar- también reportó una caída en el volumen de ventas, mientras que los viñedos resultaron afectados por las lluvias, debido a que se inundaron parcelas y muchos cultivos se perdieron por pestes y hongos, de acuerdo a la publicación.

En tanto, en Uruguay las ventas del vino, en términos de volumen, cayeron, debido a que los consumidores cambiaron su patrón de consumo, dado que prefirieron el vino de mesa por el vino de calidad prefetente (VCP), que es más caro. Incluso, algunos cambiaron su preferencia hacia la cerveza.

Para explicar esta situación, el informe detalla que “la competencia continúa creciendo y está fomentada por la presencia de importaciones de vinos desde Argentina y Chile. Las importaciones tienen precios competitivos, similares a aquellos ofrecidos por las empresas nacionales”.

Fuente: América Economía

Subdepartamento de Inteligencia Comercial

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...