LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino es un producto placentero y a la vez saludable.

Se ha demostrado que las propiedades antioxidantes del vino se deben principalmente a sus componentes polifenólicos.

Vino que da vida | 2016-07-13 17:07:46


Así, estudios han demostrado que los polifenoles del vino inhiben la susceptibilidad de las LDL a la oxidación, que de acuerdo con la “hipótesis oxidativa de la arteriosclerosis” es el determinante del inicio de la acumulación de células en el espacio subendotelial que acabarán formando la placa de ateroma, elemento central de las lesiones arterioscleróticas.
 
De este modo, se ha demostrado la gran capacidad antioxidante de la catequina, el compuesto fenólico monomérico más abundante en el vino tinto, muy superior a la vitamina E. La miricetina y la quercitina también han mostrado un potente efecto antixodante in vitro, al igual que los ácidos fenólicos (àcido gálico), los ácidos cinámicos, las antocianinas e incluso el propio resveratrol 
 
• Existe un elevado número de estudios realizados en países de cuatro continentes en los que se ha concluido que el consumo moderado de bebidas alcohólicas y en particular el VINO TINTO es beneficioso para la salud. 
 
• Esta capacidad antioxidante parece estar influenciada significativamente por variables muy claras y dependientes de la variedad (Mayor en Tintas) y/o zona de producción y rendimiento factores claves en la carga de Polifenoles siendo inversamente proporcional
 
• Que diferentes vinos pueden proveer al organismo de antioxidantes, reforzando la inclusión del consumo moderado de vino como parte de una dieta saludable y preferiblemente la Mediterránea. En el momento actual, el efecto protector del consumo moderado de vino y de las otras bebidas alcohólicas (hasta 30 g de alcohol al día en el varón y 20 en la mujer s/ OMS) está bien establecido. El nivel de evidencia científica es muy alto, de ahí que la propia Sociedad Americana de Cardiología ha llegado a aceptar que los bebedores moderados de bebidas alcohólicas tienen un riesgo entre un 30 y 40% inferior de sufrir un infarto de miocardio que las personas abstemias. Incluso, se ha comprobado que el consumo moderado de alcohol tiene un efecto protector sobre la circulación coronaria de una potencia similar al hecho de dejar de fumar o a un control adecuado de los factores de riesgo coronario como hipertensión arterial, diabetes mellitus o hipercolesterolemia. La concentración promedio que produjo efectos protectores en las células y en los anillos de aorta están en el mismo orden que las concentraciones de vino que se esperaría estén presentes en plasma luego del consumo de 280 ml. (2 vasos) de vino por día
 
•Por otra parte, los datos disponibles indican que el efecto protector del vino sería superior al de las otras bebidas alcohólicas, porque reúne los efectos del propio etanol y los compuestos no alcohólicos (polifenólicos) que contiene.
 
• Estos resultados, además de contribuir a mejorar la calidad de los vinos y fortalecer su imagen, son una óptima herramienta de promoción, porque en todo el mundo los consumidores muestran su preferencia hacia productos placenteros y a la vez saludables. Sería muy recomendable y será un aspecto diferenciador para la empresa que en la etiqueta de la botella figure también su composición polifenólica, de modo que el consumidor pueda tenerla en cuenta las “Propiedades Terapeuticas” de los polifenoles que contiene a la hora de consumir el vino.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...