LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino rosado, elaboración de calidad en España.

España tiene muchas regiones en las que se elabora un buen vino rosado. Un vino que marida con muchos platos y que no es fácil de elaborar, ya que hay que encontrar el punto ideal de sabor e intensidad y las uvas deben ser de primera calidad.

Producción de Vino | 2016-12-22 11:03:59


En Navarra, a veces se mezcla la uva garnacha, con otras variedades tintas como la tempranillo, merlot, o cabernet sauvignon. Así se obtienen vinos rosados muy afrutados, con notas de fresas y frambuesas, de viva acidez y sugerente color, que acompañan muy bien las pastas y arroces. La mayoría de ellos se deben consumir en su primer año de vida.

Tal vez la mayor aportación de los rosados catalanes es su innovación con variedades de uvas francesas y así encontramos buenos ejemplos, en Penedés y Coster del Segre, principalmente de rosados de merlot, pinot noir y cabernet sauvignon.

En Cigales, célebre región vinícola situada al norte de Valladolid y bañada por el río Pisuerga, se han elaborado vinos rosados desde la antigüedad, en sus tradicionales cuevas, donde se conservaba mejor el vino por sus temperaturas frescas.

Las uvas han de ser mayoritariamente tintas, de variedades de marcado carácter frutal.

La vendimia delicadamente estrujada y despalillada será enfriada e introducida en depósitos en donde se producirá la "maceración" de los hollejos con el mosto, de forma que parte de la materia colorante de estos sea extraída y se difunda en el mosto.

Esta operación tiene una duración variable, apenas unas horas, para evitar que junto con el color se difundan sustancias no deseables de los hollejos.

Acabada la maceración se extrae " por sangrado", sin presión el " mosto de flor" que, en ocasiones es el único que se emplea para obtener el vino. Otras veces se incorpora a éste la primera filtración del obtenido en un cuidadoso prensado con maquinaria adecuada.

Normalmente se obtiene un mosto limpio que no precisa desfangado.

La fermentación se efectúa normalmente, en depósitos de acero inoxidable de fácil limpieza y desinfección, inatacables y muy indicados para el control de la temperatura de fermentación. Esta se mantendrá en un nivel de 18ºC uniforme durante todo el proceso, conservándose así los preciados aromas primarios de las uvas además de desarrollarse limpios y gratos aromas secundarios.

Los vinos nuevos serán objeto de una cuidadosa conservación a ser posible en atmósfera inerte para evitar la oxidación (nitrógeno, nitrógeno-carbónico…), y de oportunos trasiegos hasta su estabilización, filtración y embotellado aséptico.

Una variante a este sistema, menos utilizada, es la de prensar directamente la vendimia estrujada, vinificando exactamente como si de un blanco se tratara. Sin maderación, la extracción de color se limitará al breve contacto del mosto con los hollejos en la prensa. Se obtienen así vinos rosados, aunque menos coloreados.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...