LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino sigue dando la lata

En America se pretende incrementar la venta del vino, presentándolo en un formato totalmente revolucionario: el de la lata. Autor: Daniel Hernández

Historias del Vino | 2016-09-05 10:28:30


Saludos a todos! Empezamos con fuerza este mes de Septiembre, con la tensión al máximo puesta en la vendimia.

Me propongo remover un poco vuestra conciencia vinícola y llevar al terreno del debate una cuestión que me llamo poderosamente la atención unos días atrás leyendo un artículo de la prestigiosa revistaThe Wine Spectator; el consumo del vino en lata.

Si, ya lo sé! "De que estoy hablando", "si me he vuelto loco", "lo que faltaba por oir", y "éste que sabrá", etc... Algunos huirán a meditar a SanRioja y SanRibera, otros irán en busca de provisiones a su tienda especializada y el resto se echarán a reir. Amigos, no es que durante el periodo vacacional haya sufrido algún tipo de transformación o contagio a través de un virus que haya trastocado mi sentido común, nada más lejos de la realidad, os estoy hablando de lo posiblemente pueda llegar a ser una profunda revolución dentro de la industria vinícola.

Comentaba el reportaje que se prevé un incremento del 125% en el consumo de vino en este tipo de formato, ¿impresionante verda?.

Bien es cierto es que estas cifras se ciñen al mercado americano, pero todos sabemos que al final estas tendencias acaban desembarcando a este lado del Atlático.

Las grandes corporaciones buscan llegar a sectores poco motivados por el  consumo responsable de vino e intentan desesperadamente reinventarse para acceder a ellos, y parece ser que en este caso lo pueden llegar a conseguir. Habrá que estar atentos como se desarrolla esta tendencia y si finalmente es un producto efímero o por el contrario sigue la estela del Screwcap y se consolida.

Personalmente, no veo con malos ojos este formato, que de todas maneras ya lleva tiempo entre nosotros pero de manera my discreta, concretamente poco antes del año 2000 si la memoria no me traiciona, siendo la saga de los Coppola alguno de los que introdujo esta novedad. Actualmente países como Chile, Estados Unidos, Australia, Italia y Argentina se encuentran entre los principales productores y Japón, el destino final.

Para los tradicionales sectores del Viejo Mundo, entre los que se encuentra un servidor, esto podría llegar a entenderse como una blasfemia en clave vinícola, sus detractores atacarán la falta de personalidad e identidad, y hasta el deterioro si se encuentra algún tipo de fisura en su superfície, también alegarán posibles contraindicaciones para la salud por el contacto de los caldos con el material utilizado para su envase. Sus defensores por contra creerán firmenente en un envase respetuoso con el medio ambiente, mucho más adaptado al mercado actual, donde el consumo individualizado gana adeptos constantemente y por su capacidad de penetración en segmentos sociales que hasta ahora ignoraban los vinos por considerarlo un producto elitista y aburrido. Sea como fuere yo lo veo como una oportunidad para poder seguir explicando las maravillas de este sector a nuevas generaciones de consumidores que siguen en la búsqueda de nuevas experiencias, siendo el vino y todo su contexto un maravilloso banco de sensaciones y conocimiento. Ahí es donde un formato como este nos ofrece la posibilidad de dialogar con esas generaciones que pretenden romper con lo establecido hasta el momento, sería una verdadera pena que nuestro sector no fuese capaz de conectar con ellos. Por último os quisiera recordar precedentes cómo el café en vaso de cartón para llevar que inunda las calles de las ciudades de nuestro país, sin olvidar que diez años atrás era una costumbre inexistente en nuestra cultura y ahora lo tenemos absolutamente interiorizado.

Los grandes cambios son siempre traumáticos y más cuando hablamos de sectores con un patrimonio tan arraigado como es el vino, donde el peso de nuestros ancestros en la manera de entenderlo es abrumador. Por ese motivo considero una buena oportunidad, en el caso que haya venido para quedarse, el "dar la lata" con la divulgación del vino y sus historias para seducir a esas generaciones y no permitir perder parte de nuestra historia.

Salud y hasta el próximo post!

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...