LLAMANOS 34 91 535 89 90

El vino tradicional de Montilla Moriles.

El cultivo del viñedo en Montilla y su comarca tiene un inicio antiquísimo, perdiéndose su origen en la noche de los tiempos.

Cultura del Vino | 2016-07-18 14:07:42


Los vinos andaluces se caracterizan por su calidad, precisamente la mayor  parte de la producción  de  la  región  se  encuentra amparada por  cuatro denominaciones de origen: Jerez-Xérèx-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar, Condado, Montilla-Moriles y Málaga.

Baste citar que diversos autores afirman que el vino montillano ya era apreciado en la época de fenicios, griegos y romanos. Las condiciones de los suelos de la zona, con suaves colinas de margas calizas, areniscas y con escasa materia orgánica, el albarizo, la antítesis de la fértil campiña, unidos a la altitud de la zona, la pluviometría, las temperatura y las muchas horas de sol, crean un microclima y condiciones idóneas para el cultivo del viñedo y la obtención de un vino único con una graduación natural entre 10 y 16 grados (sin necesidad de adición de alcohol). Resulta ineludible también citar la sabiduría de generaciones y generaciones de lugareños que han transmitido de padres a hijos el buen hacer y secretos de la elaboración de los caldos.

El principal vino producido en Montilla y su comarca desde antiguo es el generoso, un vino pálido o de color oro viejo, seco y de más de 15 grados de alcohol criado en madera mediante un procedimiento de envejecido natural.

Existe constancia documental de la importancia del sector en el siglo XIX en Montilla, Moriles, Aguilar, Cabra y otras localidades próximas.

Las principales variedades de vid que se cultivan en la Denominación de Origen Montilla-Moriles son Pedro Ximénez (la variedad más abundante), Lairén, Moscatel, Baladí y Torrontés, siempre injertadas sobre híbridos americanos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...