LLAMANOS 34 91 535 89 90

En busca del vino de las Piedras en Aragón.

En Aragón, como en buena parte de las regiones mediterráneas, el vino ha sido siempre mucho más que una bebida: es un alimento, un placer y un símbolo tanto cultural como político y religioso. Durante generaciones, los viticultores acumularon trabajo, esfuerzos, decisiones y conocimientos orientados hacia nuestro presente.

Enoturismo | 2015-08-10 13:18:32


Las calidades se han beneficiado en el Campo de Cariñena de un marco ecológico muy propicio, con unas condiciones de clima y suelos excepcionales. En los suelos guijarrosos, sueltos, profundos y con abundantes cantos rodados, no falta la cal ni el sílice. La atormentada topografía de valles y colinas proporciona a las viñas numerosos microclimas cercanos al óptimo, donde el maridaje de cepas autóctonas y bordelesas ha resultado fecundo. Variedades como la garnacha tinta, muy resistente a la sequía y a las enfermedades, son originarias de Aragón; la mazuela es autóctona de la comarca de Cariñena. A diferencia de la anterior, es más ácida y con más cuerpo y color, por lo que mazuela y garnacha forman un perfecto ensamblaje.

La constante apuesta por el fomento de la cultura del vino a través del enoturismo ha hecho que la Denominación de Origen Protegida Cariñena ponga en marcha este año la "Ruta Enoturística del Vino de las Piedras". Un producto turístico, cultural y gastronómico que sirve para dar a conocer el territorio de Cariñena, potenciar su valor y seguir fomentando la cultura del vino. Esta nueva y exclusiva iniciativa es fruto de la exitosa campaña de promoción que, desde el año 2011, está desarrollando la Denominación aragonesa bajo el nombre de "El Vino de las Piedras".

Desde hace ya muchos años todas las bodegas pertenecientes a la D.O.P. Cariñena,  29 en total, están desarrollando distintas iniciativas y acciones para promover el enoturismo en esta zona. Las visitas programadas a las bodegas, a los viñedos, los cursos de cata o la creación de establecimientos hoteleros destinados exclusivamente al turismo vitivinícola, son sólo algunas de las actividades con las que pueden disfrutar y aprender sobre la cultura vinícola los turistas que visitan Cariñena. Los visitantes pueden conocer cada una de las zonas vitivinícolas de la Denominación de Origen a través de la degustación de sus vinos.

Los nuevos usos del vino se dibujan bajo el doble signo de la moderación y del placer de vivir. La multiplicación de controles y la fuerte competencia, tanto europea como mundial, empujan a nuevos progresos en la calidad. Las cualidades organolépticas y gourmands de los caldos han pasado a convertirse en prioritarias. Y en Cariñena se ha emprendido un extraordinario esfuerzo de modernización vitivinícola, encaminado a proporcionar un amplio abanico de propuestas enológicas, vinculando los vinos a las características de la zona donde se dan las uvas. Los trabajos de perfeccionamiento, con la ayuda de equipos de frío y materiales de acero inoxidable, han fructificado en vinos acabados y depurados, con mayor riqueza de matices, aunque sin perder los rasgos característicos y familiares que produce el entorno natural y que los diferencia de los caldos de otros lugares.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...