LLAMANOS 34 91 535 89 90

En las catas de vino hay muchas fantasías cuando realmente son mucho más simples.

Alrededor de este tema se han creado muchas fantasías; puede que alguien muy experimentado pueda descubrir en un vino aromas de guindas patagónicas o la fragancia del cardamomo oriental y hasta determinar con exactitud el año de la cosecha. Pero para el común de la gente el acto de degustar es mucho más simple. Autor: Margarita Badano

Cultura del Vino | 2014-09-29 10:58:56


Se llama cata de vino al acto de percibir las cualidades de un vino, para esto hay que beberlo con atención apreciando las características de la bebida. Es un proceso de aprendizaje y perfeccionamiento que cualquiera puede realizar, es muy gratificante hacerlo con amigos, tomar nota de lo que cada uno percibe y luego compara. Esto puede servirnos para reconocer los diferentes varietales, o comparar la misma cepa en diferentes marcas y podrá establecer relaciones entre calidad y precio. Lo sorprenderá como se desmitifican marcas muy altamente posicionadas.

Para comenzar con el aprendizaje le sugiero lo haga con dos vinos, ya sea de diferentes marcas, diferente varietal o un varietal y un genérico.
Descorche la botella y observe el corcho, este debe estar húmedo en el extremo, si no fuera así el vino no fue guardado adecuadamente, huélalo, el olor debe ser agradable. Sirva el vino
en copas de cristal o vidrio trasparentes, de pierna lo suficientemente alta como para poder tomarla sin transmitirle nuestro calor al vino.

El cáliz debe ser mas angosto en el borde que en la base, para preservar los aromas. Tome la copa por la pierna e inclínela sobre una superficie blanca, observe el color, luego acérquela a la nariz y agítela con suaves movimientos circulares para que desprenda los aromas. Haga pequeños olisqueos concentrándose en percibir las diferentes fragancias. Al principio, quizás no descubras a que pertenecen los diferentes perfumes, pero con la practica y la comparación irá reconociéndolos, por eso es importante hacerlo con dos vinos diferentes al mismo tiempo, no olvide tomar nota de lo que va descubriendo, Ahora tome un sorbo pequeño, muévalo en la boca para impregnar todo el paladar, no lo trague solo perciba el sabor y la textura, si es áspero o suave, seco o dulce, si tiene cuerpo o es liviano, luego trague y observe si dejó sabor en la boca.

Cuando ejercitamos la degustación despertamos nuestros sentidos y algún día lograremos diferenciar, sin ninguna dificultad, un Malbec de un Syrah o un Tempranillo.
No se olviden de tomar nota de todo lo que descubran. Entre sorbo y sorbo como alguna galleta de agua, para no interferir con los sabores. Después de degustar varios sorbos del mismo vino, es asombroso las cualidades que descubrimos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...