LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿En qué consiste el turismo del vino?

El turismo enológico es aquel que tiene su origen en las diversas manifestaciones del mundo del vino, tales como las tradiciones, los negocios, la salud, la gastronomía, las competiciones, el folklore, etc. orientadas al turismo. Autor: Genoveva Millán Vázquez de la Torre

Enoturismo | 2014-09-10 12:06:24


El producto turístico denominado enoturismo integra bajo el mismo concepto temático recursos y servicios turísticos de interés existente y potencial en una zona vitivinícola.

Los ejes fundamentales que sirven para conceptualizar de forma adecuada el enoturismo son los siguientes:

1. Es una estrategia de los destinos p ara desarrollar atractivos vinculados a la industria del vino, participando empresas e instituciones;

2. Determina un arquetipo de comportamiento en el consumidor, los amantes y los interesados en el vino o los que poseen interés en visitar regiones vinícolas y tienen respuestas diferentes ante vivencias similares; y (c) es la oportunidad que poseen las bodegas para ser formadas en las capacidades comerciales que deben desarrollar ante los consumidores actuales y nuevos

(Díaz, 2008).

A las características comerciales tradicionales del vino, se le ha incorporado otro valor agregado con rasgos más cualitativos, el atractivo turístico. Este fenómeno, que se extiende a escala mundial, es una nueva forma de hacer turismo al promover el conocimiento de la actividad vitivinícola en su totalidad y en el lugar de origen. Esta alternativa se conoce con el nombre de enoturismo o turismo del vino, y puede existir en paralelo con el desarrollo del turismo gastronómico (Oliveira, 2011) donde la promoción de los recursos del vino y de la gastronomía es conjunta, pudiéndose captar turistas interesados en ambos conceptos.

Existen diferentes estudios que analizan la segmentación psicológica del enoturista y tienen en cuenta sus valores, actitudes y estilos de vida. Entre dichos estudios destaca el realizado por Charters y Ali-Knight (2002), que agrupan a los turistas en cuatro clases diferentes:

1. Amantes del vino: Personas que tienen una vasta educación en temas enológicos, siendo la motivación principal de su viaje catar diferentes tipos de vino, comprar botellas y aprender in situ. También suelen estar muy interesadas en la gastronomía local.

2. Entendidos del vino: Personas que, aunque no tienen una vasta educación en temas enológicos, conocen bien el mundo del vino. Suelen tener formación universitaria y la motivación principal de su viaje es llevar a la práctica lo que han leído en diferentes publicaciones especializadas.

3. Interesados del vino: Personas que no tienen una formación técnica en temas enológicos pero les interesa este mundo. Su principio al motivación es conocerá algunas bodegas, aunque no con carácter exclusivo sino como complemento a otras actividades.

4. Iniciados al vino: Personas que por diferentes razones (publicidad de una ruta, tener nuevas experiencias, etc.) se acercan a una bodega sin tener ningún tipo de conocimientos en este campo. Su motivación de viaje es diferente, pero aceptan pasar unas horas visitando una bodega. Las compras que suelen realizar en la misma se destinan a consumo particular y a regalo

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...