LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿En qué se diferencia el vino de otras bebidas alcohólicas?.

La cultura de los vinos forma parte de la cultura gastronómica, es decir de los buenos hábitos de la alimentación, en sabor, presentación y balance nutricional de ahí que la alimentación conlleve a ingerir tanto comida como bebida.

Cultura del Vino | 2015-12-16 17:22:30


Las  bebidas  en  ámbito  gastronómico  se  suelen  clasificar  en  alcohólicas  y  no alcohólicas. De las alcohólicas se conocen tres clasificaciones, los fermentos, los destilados y los licores. El vino, producto de la uva, está considerado dentro del segmento de los fermentos por su forma de preparación, aunque existen otras bebidas alcohólicas que utilizan la uva como materia prima para su elaboración  como el Brandi y el Coñac, los cuales resultan mediante la destilación.   

Uno  de  los  elementos  indispensables  dentro  de  la  cultura  de  los  vinos  es  la identificación de las bebidas por su nombre y origen, en consecuencia su forma más  recomendable  de  consumirse  es  de  acuerdo  a  su  materia  prima.  En  ese sentido  por  recomendación  de  los  expertos  se  considera  que  existen  bebidas para mezclarse y bebidas para consumirse solas.

El  vino,  bebida  de  tradición  milenaria  y  muy  solicitada  para  acompañar  los alimentos,  de  acuerdo  con  (Viña  del  pacifico,  2007)  es  el  elemento  básico  de nuestros  más  arcaicos  orígenes  mediterráneos,  de  nuestro  desarrollo  cultural desde  los  cultivos  del  antiguo  Egipto  en  las  Riberas  del  Nilo  hasta  su  difusión por todo el imperio romano, pasando a Grecia.  Así, el vino como alimento cubre unas necesidades energéticas, debido a su contenido en alcohol y de azucares en bajo contenido, con la excepción de ciertos vinos generosos. También unas necesidades protectoras gracias a sus componentes minoritarios, unos propios de la uva como vitaminas y minerales, otros los polifenoles.

Quizá por ello el vino no tiene las consecuencias de otras bebidas alcohólicas sobre el organismo, siempre que sea con moderación, puede contribuir a una mejor salud. El Vino tiene un notable valor energético algunos especialistas lo recomiendan en dosis moderadas, como integrante de la dieta de los deportistas por ejemplo, cosa impensable con otras bebidas con alcohol.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...