LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo a los pies del Pirineo. Ruta del vino de Somontano.

En cada una de las estaciones del año, la paleta de luces y colores de la naturaleza adquiere en Somontano una nueva dimensión. A los pies del Pirineo aragonés se encuentra una de las comarcas vitivinícolas españolas con seña de identidad.

Enoturismo | 2015-08-27 09:25:00


La naturaleza exuberante que rodea la región va cambiando con la época del año. Mil y un momentos para recorrer los viñedos, bodegas y pueblos de esta zona ubicada a los pies de los Pirineos aragoneses con la garantía del sello de la “Ruta del Vino Somontano” acogida al selecto club de las “Rutas del Vino de España”.

El punto de partida recomendado es el histórico Complejo de San Julián y Santa Lucía de Barbastro en el que se encuentran todas las instalaciones relacionadas con la Denominación de Origen Somontano: el antiguo hospital se convirtió en sede del Consejo Regulador, Tienda del Vino, restaurante “La Viña de San Julián”, oficina de Turismo y Espacio del Vino mientras que la antigua iglesia de San Julián acoge hoy el Centro de Interpretación del Somontano.

Una ruta recomendada en coche puede ser la siguiente: La ruta parte de Barbastro, en donde se encuentran algunas bodegas de la D O Somontano que ofrecen visitas guiadas: Bodegas Fábregas, Bodega Pirineos, Viñas del Yero, Blecua, Bodegas Lalanne. En Barbastro también se encuentran Bodegas Valdovinos, Bodegas Laus, Irius, Bodegas Meler, Bodegas y Viñedos Olvena y Bodegas y Viñedos Ballabriga. El recorrido nos lleva a Salas Bajas, donde se encuentra Bodega Enate. La pequeña población cuenta con grandes casas solariegas ennoblecidas con escudos heráldicos y portadas doveladas. Desde la localidad parte un camino que, entre amplias extensiones de viñedos, lleva a la ermita medieval del Plano y a la cercana Salas Altas, presidida desde lo alto por la ermita de la Candelera.

La vieja carretera de Naval asciende serpenteando entre viñas hasta Hoz de Barbastro a 704 metros de altitud lo que la convierte en un balcón al Somontano.

Se regresa a Barbastro por la antigua cabañera (HU-V-3532) en un agradable recorrido entre suaves cerros cubiertos de viñedos, que discurre entre las localidades de Montesa y Cregenzán.

La primavera, con las viñas brotando y las cálidas temperaturas, invita a recorrer miles de rincones con encanto y disfrutar inolvidables experiencias y recorridos.El verano, tiempo de ocio y diversión, toma en Somontano los colores de las mejores actuaciones culturales y de la gastronomía a través del Festival Vino del Somontano. Él y las múltiples opciones para practicar deportes de aventura en los barrancos del río Vero, ciclismo o senderismo son las mejores garantías para vivir un verano repleto de emociones. La vendimia abre un nuevo motivo para conocer o recordar Somontano con las tareas del campo en plena ebullición, para vivir como se recoge el trabajo de todo un año de esfuerzo y dedicación a la viña.

Tras la vorágine del verano, el otoño regala al visitante una extraordinaria paleta de luces y colores, el reencuentro con la tranquilidad y el sosiego de nuestros paisajes.

El invierno y el frío también ofrecen una espléndida estancia en Somontano. A las faldas de las montañas nevadas del Pirineo, los viñedos y las bodegas se alían con el resto de propuestas y establecimientos turísticos para garantizar una estancia inolvidable y repetible en esta tierra de vinos y magia.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...