LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo en Borgoña, un paseo por viñedos históricos.

La región de Borgoña cuenta con un paisaje y unos viñedos que forman parte del patrimonio de la humanidad. Hacer enoturismo en esta región es un viaje de los sentidos.

Enoturismo | 2017-02-16 12:31:27


Un sol primaveral se posa en la tarde sobre los campos, hasta donde llega la vista son campos de viñedos, el coche recorre la serpenteante carretera entre suaves colinas. Nada más placentero que visitar una bodega en este paisaje cultural, que ya forma parte del patrimonio de la UNESCO. Bienvenido a Borgoña.

Este paisaje cultural es representativo del sistema de producción y comercialización, cubre parcelas vitícolas, las unidades de producción asociadas a éstas, algunos pueblos vecinos y la ciudad de Beaune. El visitante tiene paso obligado por el centro histórico de la ciudad de Dijon, en donde se materializa el impulso político que formó el conjunto de los pagos. El sitio es un ejemplo notable de producción vitivinícola desarrollada desde la Alta Edad Media.

Desde Dijon, una ruta recomendada es la que conduce al viajero a  Santenay, pasando por Nuits-Saint-Georges y Beaune, y permite conocer 24 de los 33 grandes vinos con que cuenta Borgoña

La riqueza vitivinícola se debe en parte a la fundación de las abadías de Borgoña, poderosas, Cluny y Císter, cuya influencia se expandió por Europa, al igual que la de los Duques de Dijon. Las abadías y los duques fueron grandes propietarios de los viñedos de la comarca y también productores que crearon un entorno único.

Además de la visita a bodegas, no hay que dejar de empaparse de la cultura vitivinícola en las poblaciones. Recomendamos una visita a Beaune, la ciudad está íntimamente ligada con la tradición y la historia, y su prestigio como capital vinícola la hace un lugar apreciado por el turismo internacional.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...