LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo en el mundo: Ruta del Vino de Baja California

El desarrollo de la Ruta del Vino en Baja California ha traído consigo la creación de nuevos productos que aprovechan la nueva demanda potencial y los flujos reales de mercado. Así es como se ha ganado terreno en la promoción de nuevas rutas asociadas a la oferta gastronómica y del vino. Referencias: José de Jesús Quiñónez Ramírez, Nora L. Bringas Rábago y César Barrios Prieto

Vinos del Mundo | 2014-09-18 17:11:34


Con el enoturismo se impulsa la variedad de oferta para el turista y se logra una mayor penetración en el mercado tanto de los residentes fronterizos de los Estados Unidos como de visitantes nacionales aprovechando, desde luego, la importancia histórica-cultural en la conformación de la ruta, a partir de una incipiente valoración que cada vez se hace más presente.

Para dimensionar la importancia de la producción de vino se destaca que en el 2008 en esta región se generó en promedio el 90% de la producción nacional de esta bebida. Se venden 12.7 millones de botellas en el mercado nacional y 780 mil en el internacional, lo que genera una derrama económica de 42 millones de dólares y se aportan 11 millones de dólares en impuestos directos (IEPS e IVA). Cabe destacar que las casas productoras de vino de la región han recibido más de 300 premios internacionales.

A través de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa) y la Secretaría del Turismo el Estado (Secture) se consolidó el “ Clúster del Vino” para impulsar la región buscando generar ventajas competitivas para tratar de involucrar a los principales actores del desarrollo económico del estado. A través de este clúster se impulsaron organismos dedicados a la promoción e inversión vitivinícola de la región, tales como el Sistema Producto Vid, Provino, Asociación de Vitivinicultores y Amigos del Valle. Específicamente, la Secretaría de Turismo del estado ha implementado diferentes estrategias de promoción de la ruta e implementado la impartición de cursos a personal de contacto y guías para fomentar la capacitación y profesionalización de los servicios otorgados.

El Gobierno Federal también ha brindado apoyo al desarrollo de la ruta a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación para la conformación del clúster del vino en la zona, y promueve la comercialización de los productos; por otra parte, a través de Financiera Rural la Secretaría de Economía otorga créditos a proyectos vitivinícolas de Mipymes.

En la región se encuentran desde pequeños restaurantes campestres familiares hasta refinada cocina regional e internacional, sin olvidar sitios para acampar, ranchos, centros artesanales, museos, hoteles boutique, cultura indígena y sitios naturales. Se estima que alrededor de 160 mil personas visitan la

Ruta del Vino cada año, 30 mil durante las Fiestas de la Vendimia y las restantes en recorridos por las casas vinícolas de los diferentes Valles. A lo largo de la Ruta del Vino se cuenta con una oferta de hospedaje que no supera las 100 habitaciones, la mayoría en pequeños establecimientos, algunos de estos, de la categoría denominada boutique

Año tras año, en el mes de agosto los gobiernos estatal y municipal, conjuntamente con las principales casas productoras de vino de la región, organizan las fiestas de la vendimia, cuya variedad de eventos (concurso de paellas,vinos, conciertos artísticos, entre otros) les ha valido reconocimiento internacional. A partir de 2011, la Secretaría de Turismo del Estado, en coordinación con Provino, fomentó la realización de mayores eventos para promover las visitas a la Ruta del Vino: se logró un calendario de más de 100 eventos entre abril y noviembre.

Si bien es cierto que el desarrollo de la región en los últimos años ha sido importante al grado de que por ejemplo se está construyendo el Museo del Vino en el Valle de Guadalupe o que este año la Ruta del Vino fue galardonada como La Mejor Ruta Turística Mexicana por W Radio, también es cierto que todavía existen algunos aspectos que requieren resolverse para garantizar que la ruta sea exitosa. Sobre todo, poner en valor el patrimonio local como un recurso turístico se convierte en un reto que debe ser planificado, regulado y gestionado de forma articulada por los sectores públicos y privados, y sin dejar de lado a las comunidades locales.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...