LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo en la Ribera del Guadina. El vino de la Vía de la Plata.

La ubicación geográfica de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana, como cruce de numerosos caminos y culturas, y el trazado de la Vía de la Plata como itinerario de comunicación e intercambio de productos ha marcado estas tierras.

Cultura del Vino | 2017-02-08 10:01:11


El paisaje funde la tierra roja con hectáreas de viñedos y olivos en la zona de Los Barros, y de grandes extensiones de dehesas y bosque mediterráneo en La Sierra (estribaciones de Sierra Morena), con la Vía de la Plata como eje central que delimita en la comarca dos paisajes diferenciados: tierra rica en cultivos de vid, olivo y cereales al oeste, y zonas de sierra (Sierra de Hornachos y Sierra Grande) al este, que crea una frontera natural con la comarca de La Serena.

La Vía de la Plata es un camino de más de 2.000 años de historia y ofrece a todo aquel que la recorra un rico y diverso patrimonio monumental, etnográfico y arqueológico que la convierten en un singular museo abierto, repleto de yacimientos y poblados prehistóricos como los de San Marcos y Las Pijotillas. Destacan  el yacimiento arqueológico de Huerta Montero y el Disco de Teodosio, joya de plata más importante del mundo romano oriental. A lo largo de la Vía de la Plata, podemos encontrar muestras de arquitectura popular; castillos, conventos e iglesias, así como numerosos centros de interpretación.

Una consolidada red de bodegas se ofrece al visitante, algunas de las cuales encierran auténticos museos, así como espacios para la exposición de productos, la realización de catas, experiencias con el bodeguero y otras actividades relacionadas con la enología y el mundo del vino. Pero además, nos encontramos con otros establecimientos como almazaras de aceite, secaderos de jamones, queserías que proponen visitas guiadas para conocer el proceso de elaboración de estos productos.

Destacan los vinos blancos jóvenes elaborados con las variedades macabeo y las autóctonas pardina, cayetana y eva de los Santos.  Actualmente, están elaborándose blancos fermentados en barrica que están despertando un gran interés en los entusiastas y críticos del vino. Los rosados, elaborados con las variedades tempranillo, merlot y syrah, gozan de una importante frescura y notas frutales, que los convierten en el perfecto de viaje en estas cálidas tierras. Los tintos tiene su máxima expresión en la variedad tempranillo, variedad que juega un papel fundamental desde los jóvenes, robles, crianzas y reservas, aunque también se están utilizando también variedades como el merlot, cabernet sauvignon, syrah.

El  Museo de las Ciencias del Vino,  situado en Almendralejo es otro gran enclave de la Ruta del Vino, un espacio creado en una antigua alcoholera (referente del patrimonio industrial de Extremadura), donde el visitante puede conocer la historia del vino desde  la arqueología, el campo, la bodega y las ciencias, viajando a en un mundo de sensaciones, aromas, colores y sabores para descubrir la cultura del vino, así como participar en actividades lúdicas y educativas.

Pero sin duda uno de los rasgos distintivos de la región es la elaboración de Cava uno de los atractivos diferenciales de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana. La ciudad de Almendralejo es la única en Extremadura que puede producir este vino espumoso de calidad bajo el método tradicional champenoise y a su inclusión en el Consejo Regulador del Cava.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...