LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo entre viñedos históricos en la D.O de Empordà.

En un paraje idílico, entre los Pirineos y la Costa Brava, se combinan los suelos llanos y montañosos de la denominación de Empordà. Territorio de antiguo de variedades nacionales como la cariñena y la garnacha.

Enoturismo | 2016-08-29 13:44:28


La cultura del vino y el conocimiento del comercio del producto de la viña llega a Cataluña aproximadamente en el s. VI aC gracias a la más importante colonia griega del país, Empúries, ciudad que, pasados los siglos, dará nombre a toda la comarca del Empordà. Cuatro siglos más tarde, ya hay constancia arqueológica y documental que los vinos de los territorios de Emporiae y de otras regiones de la Tarraconense son conocidos en los mercados interiores, en otras provincias del Imperio Romano y en la propia metrópoli. Dejaron también las bases de una viticultura que hoy pervive bajo el marco legal de la denominación de origen Empordà-Costa Brava.

En este bellísimo entorno, las cepas de milenario pasado ocupan hoy una amplia llanura situada en último tramo de la cordillera pirenaica hasta la costa. Un peculiar enclave, entre la montaña y el mar, que crea unas condiciones exclusivas y una climatología singular, de fuertes contrastes. Alta insolación, baja pluviometría, inviernos suaves, veranos calurosos pero moderados por la acción de la brisa del mar, otorgan a los vinos una personalidad única.

Pero, sobre todo, la naturaleza se expresa con todo su carácter en la tramontana, un fuerte viento del norte, que sopla aquí con fuerza regulando y preservando la perfecta maduración de la uva. Una característica de la DOP Empordà es que, en un área tan pequeña de terreno como es el ámbito geográfico delimitado, se concentra una gran tipología de suelos, hecho que sucede en muy pocos lugares. Esta heterogeneidad da una anchísima gama de matices en los vinos que producen.

Son un total de 2.500 hectáreas distribuidas en 36 municipios, en su mayoría de antigua implantación, y con un interesante contraste de suelos: los llanos de tipo aluvial, limos arcillosos, de arena y grava mientras que en las laderas que los rodean predomina la composición granítica y la pizarra. Hasta hace pocos años, las cepas tradicionales han sido la cariñena y la garnacha para la elaboración de vinos rosados y tintos, y la garnacha blanca y la macabeo para los blancos y dulces.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...