LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo: la visita a la bodega.

Las bodegas ocupan su lugar como grandes templos del conocimiento y del vino. El Enoturismo está avanzando a un turismo de calidad, de 4ª generación, donde el visitante busca la novedad y el involucrarse en las sensaciones.

Enoturismo | 2015-04-30 10:29:54


Algunas grandes bodegas de nuestro país han sabido adaptarse a este cambio ventajoso y esto se deja notar sin ir más lejos en el diseño de la arquitectura de estas catedrales del vino. Algunas bodegas históricas han visto en la arquitectura y en sus creadores una nueva ocasión para proyectarse. La ciudad del vino, de herederos Marqués de Riscal, con el edificio proyectado por Franck Gehry, se ha convertido en un símbolo en el mundo del vino. Con su creación de titanio y evocadoras formas, abierto a múltiples interpretaciones, se ha consolidado como referencia y imagen universal del mundo del vino.

Otras bodegas de nueva construcción también se han sumado a este fenómeno y han encargado la construcción de sus instalaciones a reconocidos arquitectos; Calatrava para Ysios en Laguardia, Philippe Mazières para Viña Real también en la Rioja, Moneo para la bodega de Julian Chivite en Estella y otros arquitectos no tan conocidos, que han transformado la antigua concepción de bodega en edificios que crean un diálogo entre el entorno y el espectador.

Una bodega que no se puede dejar de mencionar, enclavada en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera, el grupo bodeguero González Byass (productores del Brandy Jerez y Tío Pepe) es considerado como uno de los pioneros en aunar bodega y arquitectura. Así, su establecimiento tiene más de dos siglos de historia. La Real Bodega de la Concha de Jerez fue inaugurada en 1862, en honor a la reina Isabel II, que visitó entonces las bodegas andaluzas. El edificio no sólo contó con un miembro de la monarquía española para su presentación, sino que en su construcción participó el arquitecto Gustav Eiffel, promotor de la famosísima torre parisina.

La mayoría de las bodegas han visto en el enoturismo una forma no sólo de ganar dinero sino de publicitar de una manera mucho más rentable sus vinos y de fidelizar a los clientes implicándoles en el proceso de elaboración, y en el “encanto” del entorno y de las prácticas rurales que rodean a este producto natural.

Por otro lado, la aplicación de las nuevas tecnologías como es Internet también ha influenciado en la transformación de los métodos y técnicas más convencionales de la comunicación, aspecto que ha jugado un papel determinante en el modo de promocionar el turismo enológico por parte de Bodegas, Consejos Reguladores de Denominaciones de Origen, Museos del Vino y Oficinas de Turismo.

El uso de Internet irrumpe en un momento importante del desarrollo del enoturismo y, es fundamental conocer y dominar la utilización de los elementos de este nuevo medio para impactar y comunicar de un modo eficaz los planes estratégicos de gestión del enoturismo hacia los diferentes públicos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...