LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo por descubrir: Ribera del Queiles.

Hay lugares que el enoturista puede descubrir y no pertenecen necesariamente a las denominaciones de origen más conocidas. España es tierra de vino. Hoy te acercamos a los vinos de la Ribera del Queiles.

Cultura del Vino | 2017-07-14 10:27:40


Este nombre agrupa a siete municipios de Navarra y nueve de Zaragoza en la comarca de Tarazona y El Moncayo.

Los suelos de la Ribera del Queiles aprovecha terrenos de gran potencial para elaborar vinos de calidad por su textura, drenaje y resistencia a las heladas y sequías. Las variedades tintas utilizadas en estos vinos son: Cabernet Sauvignon, Graciano, Garnacha tinta, Merlot, Tempranillo y Syrah.

La comarca siente la cercanía del Moncayo (montaña de 2.313 metros de altitud), determina que el cambio termométrico entre el día y la noche, sobre todo en el período clave que va desde el envero hasta la vendimia, sea muy importante (15ºC), lo cual contribuye a la formación de taninos y antocianos.

La zona geográfica delimitada presenta unas 2.700 horas anuales de luz. Este es un factor importante ya que el sol da lugar al calentamiento de las viñas y del suelo; la temperatura de las uvas es importante para la calidad del vino.

Catar el vino y descubrir la naturaleza, se puede viajar a las laderas del Moncayo o parajes de película, por ejemplo el Macizo de Roscas, en la localidad de Fitero. El asombroso macizo se iza como un gigante, a pesar de no superar los 600 metros, sobre dos pequeños ríos: el Alhama y el Añamaza.

Desde sus peñas, en días despejados, se puede observar desde su cima la lejana panorámica de las altas cumbres pirenaicas, y dominar toda la vega del Alhama y Queiles, la ribera del Ebro, y las Bardenas, teñidas en rojo y ocre. La espectacularidad del macizo se debe a que está formado por conglomerados, calizas y areniscas que, esculpidos por la erosión del sol, el agua y el aire, producen una alternancia de entrantes y salientes en las pare- des rocosas, dibujando imágenes curiosas: enormes lagartos, dragones, guerreros… En este paraje podemos visitar la Cueva de la Mora, escenario de la leyenda que escribiera Gustavo Adolfo Bécquer.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...