LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo por la Rioja del nuevo mundo.

La conocida comarca vitivinícola de la Rioja argentina, cuenta con más de 7.000 hectáreas cultivadas de vid, ubicadas principalmente en pequeños valles irrigados al oeste de la provincia. Un universo vitivinícola muy visitado por viajeros de todo el mundo.

Blog del Vino Argentina | 2015-08-14 10:31:45


El enoturista que se acerque a conocer la Rioja argentina descubrirá una combinación de fértiles oasis y áridas sierras, a lo largo de la ruta de valles y Montañas se encuentran las bodegas industriales y artesanales, que dan nacimiento a un Torrontés reconocido a nivel mundial.

En la zona central de la provincia de La Rioja se encuentra otro valle irrigado entre dos cordones montañosos, algo bastante común en la geografía precordillerana Argentina. La sierra de Velasco, al este, y la sierra de Famatina, al oeste, son sus límites naturales.

A 935 metros sobre el nivel del mar, con escasas lluvias y suelos aluvionales profundos, los distritos que componen esta región cuentan con varios miles de hectáreas de viñedos. Los suelos, de tipo aluvional, presentan textura más gruesa en la meseta y más fina en valles y planicies. Son profundos, sueltos, bastante permeables, de buena fertilidad, francos a franco-arenosos o franco-limosos y raramente salitrosos. A causa de la variada topografía, existen diferencias térmicas notables entre los valles del oeste y la planicie, con registros en general elevados en verano.

El Torrontés adquiere aquí una interesante faceta, diferente del torrontés de Salta, con aromas y sabores más directos y rústicos. La Bonarda es la variedad tinta más cultivada, con la que se obtienen vinos de color intenso y sabor simple, para consumo rápido.

El encepado está constituido principalmente por variedades blancas y rosadas, entre las que podemos mencionar al Torrontés riojano, que es el cepaje característico de la región. El resto lo constituyen otras variedades perfumadas como Moscatel de Alejandría y Torrontés Sanjuanino. Las variedades tintas son menos cultivadas. Entre éstas predominan Bonarda y Barbera. Para consumo en fresco y pasas producen las variedades Sultanina blanca; Arizul y Cardinal.

El Departamento Chilecito tiene la mayor superficie con viñedos de la provincia. Le sigue el Departamento Coronel Felipe Varela y en mucha menor importancia podemos citar a Famatina, Castro Barros, General Sarmiento y San Blas de los Sauces. El sistema de conducción predominante es el parral, siguiéndole en mucha menor importancia, el "majuelo riojano", el espaldero alto y algunos viñedos en sistema de cabeza. Dadas las características del clima, seco y luminoso, y las variedades cultivadas, se producen vinos regionales, predominantemente blancos, de color amarillo dorado, alcohólicos, poco ácidos, ligeramente dulces y muy aromáticos.

La visita turística no se queda en apreciar los sabrosos vinos. El enoturista también tendrá la oportunidad de conocerla  historia y sitios arqueológicos donde se combinan testimonios del tiempo de la cultura Aguada (en Hualco) con propuestas de aventura marcadas por los vientos del desierto (en Vientos del Señor se practica carrovelismo y kitebuggy). Mientras que en la capital la visita se vuelve un imperdible durante el mes de febrero, cuando en tiempos del Carnaval La Rioja se viste de fiesta (de harina blanca y verde albahaca) en clave chayera.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...