LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo y arqueología: el yacimiento del vino de Font de la Canya.

El yacimiento protohistórico de la Font de la Canya , situado en el municipio de Avinyonet del Penedès, es un yacimiento ibérico de la tribu de los cosetanos que fue ocupado desde finales del siglo VII aC, donde hay muestras y materiales de toda una cultura vitivinícola.

Cultura del Vino | 2015-07-29 10:50:37


El yacimiento protohistórico de la Font de la Canya , situado en el municipio de Avinyonet del Penedès, fue ocupado desde finales del siglo VII aC (625 - 600aC ) hasta el siglo III aC, siendo abandonado con la llegada de los ejércitos romanos . Este equipamiento cultural es un gran centro de mercancías de la Cosetania ibérica donde se han documentado una notable cantidad de materiales (cerámicos, metálicos, arqueobotánicos, etc, ) relacionados directamente con la práctica de la vitivinicultura y el consumo del vino .

El yacimiento se encuentra situado en un altozano de 230 metros sobre el nivel del mar, flanqueado por dos torrentes, cerca de los núcleos de Avinyó Nou, San Sebastián dels Gorgs y Clariana de dicho municipio.

El yacimiento fue descubierto casualmente en 1997 por un vecino, Xavier Esteve, arqueólogo profesional, durante unos trabajos de explanación agrícola realizados en la zona. Los descubrimientos efectuados durante las excavaciones arqueológicas demuestran sin lugar a dudas que el cultivo de la vid en Cataluña se originó en las cercanías del asentamiento, en lo que ahora es el municipio de Avinyonet del Penedés y su área de influencia.

Las excavaciones arqueológicas y estudios arqueobotánicos que han evidenciado el rol de este asentamiento como cuna de la vitivinicultura en el Penedès . Los cientos de huesos de vitis vinifera carbonizados y mineralizados recuperados en las excavaciones arqueológicas representan el conjunto más importante y más antiguo documentado a día de hoy en Cataluña.

Parece ser que en las primeras fases del asentamiento, denominada como primera Edad del Hierro (625-575 a.C.), aparecen en la Font de la Canya indicadores arqueológicos que informan sobre el consumo de vino foraneo. Se hallan recipientes anfóricos de origen fenicio, concretamente de la zona del estrecho de Gibraltar, y, en menor medida cartaginés, que son testimonio de intercambios comerciales con los fenicios que deberían buscar, posteriormente, la complicidad de los indígenas para buscar los lugares idóneos para la plantación de viña y así transmitir el complejo sistema de elaboración del mismo. Parece lógico así que primero se introdujo el consumo del vino en el actual Penedés para después, paulatinamente, adoptar el cultivo de la viña.

El vino se convierte en parte importante de las celebraciones, otorgando poder y alto nivel social. De aquí el destacable volumen de las importaciones de origen fenicio documentadas en Cataluña y Valencia en el siglo VII a.C.. La presencia en el yacimiento de trípodes-morteros fenicios nos informan sobre la preparación del vino para su consumo, aportándole especias y aromatizantes para potenciar su sabor o también para disimular su deterioro al transportarse a largas distancias. Asimismo se encuentra un simpulum o cucharón de bronce utilizado para servir el vino. Pero lo que nos hace conocedores de que ya en época preibérica se producía vino en la Font de la Canya, como posteriormente se ampliará, es el hallazgo de grandes cantidades de semillas de vid cultivada vitis vinifera.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...