LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo y gastronomía en Mallorca

En el turismo gastronómico, el primer producto en abrirse camino ha sido el vinícola. El reconocimiento de unas marcas de calidad identificadas con el territorio ha permitido organizar una serie de actividades turísticas muy atractivas en torno a este tema.

Enoturismo | 2014-11-21 13:23:59


Visitar algún viñedo y conocer su sistema productivo, con sus diversos varietales, adentrarse en una bodega, participar en catas de vinos y, finalmente, llevarse el producto a casa representan interesantes atractivos para el viajero. Las fincas también permiten disfrutar de propuestas de restauración entre viñas, así como de los alojamientos en que se han reconvertido las antiguas bodegas.

Esta ruta se plantea alrededor de la zona del pla, aunque una buena parte del territorio de la isla permite organizar itinerarios en clave de vino.

Así podemos encontrar visitar bodegas como -Bodegas José L. Ferrer- donde Tres generaciones de viticultores han trabajado para conseguir el reconocimiento de los vinos de José L. Ferrer en términos de prestigio y excelencia. Una apuesta por la calidad y la innovación, sin olvidar las raíces y la tradición. La visita a la bodega se puede complementar con catas de vinos y adquisición de productos. En el pueblo de Binissalem, catalogado como conjunto histórico-artístico, encontraremos antiguas posesiones y grandes fincas, herederas de la actividad agrícola de la isla.

Las características que adquiere un producto por la situación geográfica de su producción o elaboración permiten diferenciarlo y comercializarlo de una forma específica. Y son precisamente las denominaciones de origen y sus consejos reguladores los que impulsan la definición de los cánones de calidad exigidos a toda la producción adherida.

La agrupación Petits Cellers Illes Balears recoge una selección de establecimientos que, además de ofrecer un producto de calidad, están especialmente organizados para atender visitas y programar catas y otras actividades vitivinícolas.

En la isla  de Mallorca encontramos la reconocida Denominación de Origen Protegida Oli de Mallorca. Las denominaciones de origen de los vinos de Binissalem y de Pla i Llevant complementan el potencial vinícola de la isla con los llamados vinos de la tierra (Serra de Tramuntana - Costa Nord, Vi de la Terra Mallorca y Vi de la Terra Illes Balears). Palo de Mallorca y Herbes de Mallorca son denominaciones geográficas de dos productos alcohólicos identitarios.

Otras marcas que podemos encontrar en Mallorca son las indicaciones geográficas protegidas (IGP), que constituyen un paraguas comercial y de calidad para la sobrasada de Mallorca y la ensaimada. Igualmente, las marcas de garantía dan solidez e identidad a otros productos de calidad de la isla: las carnes de porcino (PMS) y ovino (MMS), la almendra mallorquina y la miel (ESMEL)

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...