LLAMANOS 34 91 535 89 90

Enoturismo y gastronomía típica en la Ribera del Duero.

Los bares y restaurantes de la provincia de Valladolid acogerán, durante todos los fines de semana del mes de febrero, las IV Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero, un certamen gastronómico que tendrán como protagonistas dos de los productos más tradicionales y autóctonos de la gastronomía de la Ruta del Vino Ribera del Duero como son el lechazo de raza ojalada y el vino con Denominación de Origen Ribera del Duero.

Enoturismo | 2015-02-09 12:51:46


La iniciativa está organizada por el Centro de Iniciativas Turísticas de la región y La Antena Local de la Cámara de Comercio de Valladolid en Peñafiel, el Centro de Iniciativas Turísticas de la Ribera del Duero, en colaboración con los Ayuntamientos de Peñafiel, Quintanilla de Onésimo, Pesquera de Duero, Valbuena de Duero, San Bernardo, Olivares del Duero, Quintanilla de Arriba, Castrillo de Duero, Curiel de Duero y la Diputación de Valladolid.

Durante estas jornadas los restaurantes ofrecerán un menú basado en lechazo a un precio de 32 euros por persona compuesto de entrantes, plato principal, postre, vino de D.O. Origen Ribera del Duero, agua y café. Por su parte, en los bares se podrán degustar tapas elaboradas a base de este manjar castellano y sus derivados, acompañadas por una copa de vino de D.O. de la Ribera del Duero a un precio de 2,5 euros. Una ocasión única para deleitarse con los sabores característicos de las tiernas y delicadas carnes de estos lechazos de menos de 10 kilos de peso, alimentados únicamente con leche materna y de los excelentes vinos de la región con Denominación de Origen de Ribera del Duero.

Esta iniciativa pretende impulsar los productos típicos de la tierra y dinamizar el medio rural ofreciendo a los visitantes la posibilidad de disfrutar del mejor turismo enológico: historia, arte, tradiciones, bodegas, una exquisita gastronomía, y un entorno natural privilegiado.

Tradiciones gastronómicas ancestrales en la Ruta del Vino Ribera del Duero

La gastronomía de la región que abarca la Ruta del Vino Ribera del Duero, en el corazón de Castilla y León, está fundamentada en los guisos y asados, en los vinos de gran calidad y en los dulces, con el cordero lechal y los productos derivados del cerdo como platos estrella.

Uno de los buques insignia de la gastronomía de la zona es el lechazo, nombre que recibe el cordero aún sin destetar y que forma parte de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) “Lechazo de Castilla y León”, que engloba casi 483 explotaciones de la zona. De ahí que en la mayoría de restaurantes de la Ribera del Duero se pueda degustar acompañado de la torta de aceite o panes diversos. Por este motivo, no es casualidad que se celebren estas “Jornadas del Lechazo”, ya que la base de la gastronomía de la región es el lechazo asado.

Por otro lado, también conforman la oferta gastronómica todos los productos derivados del cerdo, ya que la matanza de este animal es una ancestral tradición que continúa celebrándose en algunos pueblos. Así pues, se pueden degustar una amplia oferta de embutidos como la morcilla, el chorizo, los torreznos, el salchichón, el jamón, entre otras suculencias.

A parte de estos productos, también hay una amplia variedad de especialidades típicas: setas variadas en temporada, carnes de caza, pollo de corral, chuletillas asadas con sarmientos de las viñas, endibias de Peñafiel, quesos de la Región del Duero o del Valle del Esgueva, empiñonados, natillas, rosquillas, yemas, arroz con leche, y un largo etcétera que harán las delicias de los paladares más exigentes.

Las principales poblaciones que conforman la Ruta tienen sus especialidades gastronómicas particulares, siempre maridadas por la gran variedad de vinos elaborados por las 52 bodegas que conforman la Ruta.

Escapadas enoturísticas de invierno

Durante los meses de invierno, los diferentes establecimientos adheridos de la Ruta del Vino Ribera del Duero continúan ofreciendo sugerentes propuestas y reinventan sus actividades habituales con nuevas propuestas para escapar del frío.

De esta forma, brindan la oportunidad de disfrutar de un gran elenco de actividades enoturísticas, como catas de vino o degustaciones de platillos típicos, exposiciones, cenas de grupo ante hectáreas de viñedos bellamente nevados, así como también circuitos enoturísticos acompañados por comidas castellanas, visita, cata y ágape. Packs exclusivos diseñados para todo tipo de públicos que pueden incluir alojamiento con guía local y transporte.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...