LLAMANOS 34 91 535 89 90

Entrevistamos a Agustin Lombroni, de Bodegas Río Elorza

Agustín Lombroni es el primer enólogo nativo de la Patagonia Argentina y nos acerca al sector del vino en esta región.

Entrevistas | 2015-12-28 18:26:44


Agustín Lombroni estudió en la Universidad Don Bosco en Mendoza y comenzó en la industria del vino a los 18 años de edad, trabajando en Bodega La Rural con el conocido enólogo argentino Mariano Di Paola. Tras una intensa formación tanto en los terroirs de Mendoza como en otros países,  Agustín volvió a Patagonia  en el 2012 y tomó la dirección vino de Bodega Del Río Elorza, con el asesoramiento de Alberto Antonini y Mariano Vignoni.

Le agradecemos mucho su presencia en Catadelvino.com para hablarnos del sector del vino, en esta región del mundo tan peculiar y bella que es la Patagonia. Si no le importa damos paso a la entrevista.

R- Encantado de estar con ustedes.

1.P.- ¿Cuál es el secreto de la calidad de la producción del vino Argentino? ¿Su altitud? ¿El clima? ¿el tipo de suelo? ¿el esfuerzo de los Bodegueros?

R.- Creo que es una suma de todas ellas, aunque en mi experiencia personal la altitud no es sinónimo de calidad, El Alto Valle de Rio Negro se encuentra a 250 msnm y su calidad es excelente. Creo que lo que hace al vino Argentino reconocido en el mundo es el equilibrio que el terruño ha alcanzado entre el clima, suelo y el trabajo del hombre en la viña.

2.P.-¿Qué tipo de suelo es el idóneo para el cultivo de la vid de calidad en Argentina?

R.-  Depende de la variedad y el clima. Cada zona es distinta y produce distintos vinos con distintas características. En una determinada zonas cada variedad puede expresarse con mayores o menores características que agraden a nuestro paladar.

En lo personal, deteniéndome en el Malbec y en la zona donde desarrollo me actividad (Alto Valle del Rio Negro), Me gustan los suelos franco arcillosos, ya que estos en combinación con las escasas precipitaciones generan condiciones que incrementan la concentración polifenolicas en la uvas sin necesidad de llegar a niveles elevados de alcohol potencial.

Otras variedades como el Pinot Noir a mi entender se ven más beneficiadas en esta zona con suelos mixtos con un contenido guijarros o pequeñas rocas más elevado. 

3.P.- ¿Cómo visualiza el futuro cercano de la vitivinicultura argentina?

R.-  Creo que el panorama actual desde lo estrictamente vinculado a la viticultura es prometedor. Estamos en una etapa de cambio, pero un cambio mirando al pasado, hacia nuestros ancestros, donde lo importarte es el “saber – hacer”. Trabajando el viñedo más que el mosto. Tratando con mayor respeto la viña y las uvas para expresar mejor cada una de las características del terruño. Es un cambio hacia un futuro prospero pero con una mirada puesta en el pasado.

Existe una nueva generación de enólogos muy comprometidos con la vitivinicultura Argentina, con ansias de hacer y de descubrir nuevas zonas  que pueden dar características únicas.

Creo que el próximo paso es dejar de vender variedades y vender terruños, algo que en borgoña se hace siglos, por eso creo que el futuro esta con vista al pasado.

También debemos investigar más otras variedades, Argentina es un país con un gran potencial que tiene una gran diferencia de latitudes donde se puede plantar distintas variedades, es nuestro deber estudiar cual es la mejor zona para cada variedad y explotar ese terruño.

4.P.-¿Respecto a los vinos elaborados en su bodega, les da el suelo y el clima local o la altitud de los cultivos, cualidades especiales?.

R.-  Si, así lo creo, en nuestra finca de 20 ha tenemos diferentes suelos, 5 en total y las variedades que están plantadas en dichos suelos experimentan puntos de madurez en tiempos diferentes y las características organolépticas son diferentes. El suelo en la enología para mi es todo, el clima en la finca es el mismo, pero en cada zona de este pequeño terruño tenemos diferencias térmicas, necesidades hídricas diferentes y el trabajo en el suelo también debe ser diferente. Esto da la posibilidad de tener vinos distintos y con esta diversidad podemos tener vinos más complejos. 

5.P.-¿Con qué producción de vino cuenta su Bodega?

R.-  100.000 litros

6.P.-¿Cuál es el vino estrella de la bodega?

R.- Es como preguntar cuál es tu hijo favorito. Todos para mí son muy especiales. En lo personal el malbec me gusta mucho ya que todos los años da excelente resultados. Pero cuando las condiciones se dan el Pinot Noir nos da grandes alegrías.

7.P.- ¿Qué consejos daría a jóvenes bodegueros emprendedores que se inician en el sector?

R.- Aun me coincídelo muy joven y con mucho por aprender, pero un concejo que puede dar y que me ha servido en mis años cómo enólogo es el que me trasmitió mi Abuelo. Humildad, trabajo, y perseverancia.   

8.P.- El proceso de elaboración y crianza de los vinos argentinos está comenzando a ser aclamado dentro y fuera de sus fronteras, como reflejan las extraordinarias puntuaciones que está recibiendo. ¿Cómo ven en el extranjero el vino argentino?

R.- Creo que hay un giro en la perspectiva del vino argentino. Antes yo veía que el vino argentino era considerado solo un best value, pero hoy veo que hay personas que buscan vinos iconos que producimos en nuestro país y que creo que pueden competir con grandes vinos del mundo.

9. P.- - ¿Cuál es su opinión de la tendencia de los “vinos del nuevo mundo”, con mayor color y concentración que los vinos del viejo mundo? 

R.-  Creo que son estilos diferentes y puede ser que algunas bodegas busquen este estilo que es más comercial o más atractivo al consumidor. Pero en lo personal creo que más que color o concentración debemos buscar elegancia y equilibrio.

10.P.- La crisis en a nivel mundial ha afectado a casi todos los sectores productivos, ¿Tiene crisis el vino argentino?

R.- Si, pero creo que está más afectado por las políticas internas que por las condiciones macroeconómicas internacionales.

11.P- Argentina tiene zonas vitivinícolas muy concretas en las que se está elaborando excelente vino pero ¿Cabe la posibilidad de seguir descubriendo nuevas zonas productoras en el país?

R.- Por supuesto, como cite anteriormente, tenemos gracias a Dios un país longitudinal, con diferentes latitudes y también podemos estudiar la posibilidad de plantar viñedos tanto en zonas continentales como costeras. Creo que las posibilidades son muy grandes.

12.P.- Muchos consumidores de vino no saben por ejemplo que significa que en el embotellado del vino indique que éste contiene sulfitos, o que es rico en taninos,… ¿cree que es importante que se fomente la formación y la cultura del vino entre los consumidores?

R.- Si, creo que es muy bueno que el consumidor se instruya. Pero mas que un conocimiento estrictamente técnico, como variedad, contenidos sulfitos o si tiene 100% de barrica, creo que el consumidor debe conocer el terruño y las características que este aporta a cada vino, como mineralidad, elegancia, concentración, aromas, etc. Yo no compro un vino por su contenido varietal o su paso en barrica, ya que coincídelo que si se respeta cada variedad tiene todo por ofrecer, lo que busco es conocer nuevos vinos y luego hago mis conclusiones, opinando pero no criticando.

Todos sabemos que un Gevrey – Chambertin es Pinot o que Pomerol es merlot o merlot - Cabernet Franc (es su mejoría), pero no nos preguntamos eso, Solo decimos que “buen Borgoña”. Creo que alcanzaremos la cumbre de la viticultura Argentina cuando en otros pises escuchemos decir, que excelente Altamira o que buen Alto Valle de Rio Negro, más que “que gran Malbec”.  

13.P.-¿Qué plan de promoción en países terceros desarrolláis de vuestro vino? ¿Habéis notado un aumento en las ventas de vino embotellado por estas acciones de promoción?.

R.- Es difícil, hay mucho vino en el mundo y mucho vino bueno. Nuestro plan de comercialización es siempre hablar de nuestro terruño y nuestro respeto por el. Los resultados se ven de manera paulatina pero constante.

14.P.- ¿Cuál es el cepaje que más lo seduce nacional o extranjero?, ¿está pensando alguna nueva introducción en la bodega?

R.-Todos me seducen, pero los Pinot Noir me llaman mucho la atención, ya que es una variedad muy difícil para el viticultor y el enólogo. También los vinos de Cote Rotie y Chateauneuf du Pape me gustan mucho.

 Con respecto a la bodega, estamos experimentando con Petit Verdot y estamos teniendo resultados muy interesantes.

15.P.- ¿Consideras que el enoturismo es beneficioso para dar a conocer el vino Argentino? ¿Está suponiendo una rentabilidad a las bodegas o un aumento de la venta de vino?

R.- Si, creo que es una buena forma de dar a conocer lo que la bodega hace a las personas. No creo que el resultado sea de forma directa pero si a largo plazo en las ventas.

16.P.- Para lograr un buen vino ¿qué parte de la elaboración es más importante?

R.- El manejo del terruño sin lugar a dudas

17.P.- ¿Cómo beneficia a las Bodegas y la imagen del enoturismo en Argentina y en el exterior que el vino sea declarado “Bebida Nacional”?

R.- Para mí es un orgullo, pero no sé si realmente esto influye desde lo comercial.

18.P.- En todos los planes de enoturismo siempre hay una cata de vinos . Sin embargo muchos viajeros demandas otras experiencias que complementen la visita ¿Cómo está funcionando el Enoturismo en Argentina? ¿Se está reinventando?.

R.- Pienso que en cierta medida el enoturismo se ha vuelto en muchos caso muy rutinario. Creo que algo muy bueno sería que la bodega haga participar a las personas de la vendimia, de esta forma podrían apreciar el arduo trabajo de los cosechadores, de los bodegueros y de cada persona que está en el hacer de la bodega y el viñedo. Luego recién hay pasaríamos a probar el fruto de todo ese arduo trabajo. Es importante para mí que las personas primeros conozcan como nace el vino y luego lo degusten y lo aprecien. 

19.P.- ¿Cree que sería interesante promocionar el vino y las bodegas argentinas en portales web especializados y agencias de viajes que llamaran la atención del viajero sobre esta nueva modalidad turística?

R.- Si,  hoy en día es muy importante estar presente en las páginas web y redes sociales ya que es en mi opinión las nuevas formas de publicidad. Además el “boca en boca” de los consumidores y de las personas que pudieron realizar experiencias al visitar la bodega puede ser trasmitido cuando ellos suban sus opiniones a la web (en paginas especializadas y agencias de viajes) y asi la gente estará mas interesa.

20.P.- ¿Cuál cree Usted que sería el tipo de vino que Argentina debe potenciar, además del Malbec?

R.- Creo que deberíamos volver a potencial el Cabernet Sauvignon, el Cabernet Franc tiene gran futuro y lo está demostrando, pero el Cabernet Sauvignon es una variedad muy delicada y elegante que deberíamos volver a promover.   

21.P.- Es usual comparar los aromas del vino con aromas conocidos como son frutas (limón, piña, plátano, manzana, moras, melocotón, cerezas, frambuesas, etc.), flores, madera, ceniza, café, mantequilla, cacao, cuero, pimienta, tinta china, tierra mojada, entre otros? ¿Qué factores influyen para que vino logre estos aromas? ¿Son naturales, como el tipo de terreno por ejemplo o pueden añadirse de alguna manera?

R.- Los aromas que podemos percibir en los vinos son producidos por la fruta, la fermentación (alcohólica y malo láctica, si se realiza esta ultima) y la crianza. Los únicos aromas que podemos decir que son “ajenos” a la uva son los aromas y gustos provenientes de la crianza (madera, café, cacao, etc). Los factores que influyen de forma determinante en estas características organolépticas son, el manejo del viñedo, el punto de cosecha, el cuidado de la uva, la metodología de elaboración y la elección de la barrica y su tostado  así como el tiempo de crianza en la misma, o si no es barrica puede ser en hormigón o acero inoxidable. Todo influye. Pero todos los aromas son naturales y ninguna de las características que sentimos pueden provenir de aditivos, esto está prohibido por la legislación vitivinícola.

22.P.- ¿Cuál es la importancia del vino argentino dentro de la gastronomía? ¿Hay diversidad de maridajes? ¿Puede proponernos un plato que vaya bien con el vino estrella de su bodega?

R.- En los últimos años esto a tomado gran importancia, es muy importante, ya que en Argentina el vino es considerado un alimento según su código alimentario. La diversidad de maridajes debemos dejárselas a los Chef que saben muy bien lo que hacen y creo que existen infinitas posibilidades.

A mí me encanta el Cabernet Franc o el Malbec Reserva con cordero y más si es patagónico. Aunque el Chardonnay o el Pinot Noir con la famosa trucha de la Patagonia no vine nada mal.

23.P.- ¿Cómo ve posicionada la vitivinicultura argentina con respecto a otros países productores en América?

R.- Creo que muy bien, en especial porque tenemos una cultura muy arraigada al vino y esto lo transmitimos a nuestros visitantes constantemente. Para mí el vino es cultura y es aquí donde creo que nos diferenciamos mucho de otros países, al tener el vino tan integrado a nuestra gastronomía e historia

Además el tradicional asado Argentino con vino tinto llama la atención y gusta todos.

24.P.- ¿Podrías explicar de forma breve a nuestros lectores qué requisitos ha de contar un buen vino para que un sumiller o enólogo le dé un buen puntaje?

R.-  Transmitir una emoción. Eso es para mí lo más importante. Que sea fácil de beber, este todo en perfecto equilibrio y que sus aromas y sabores hablen del terruño  y despierten emociones.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...