LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Es importante tomar cada vino en la copa adecuada?.

Hay especialistas que sostienen que cada vino debe degustarse en su copa más adecuada. La forma, la altura, el ancho de la abertura de la copa y su panza afectan la distribución volátil de las sustancias aromáticas del vino.

Cata de Vino | 2015-01-02 12:52:07


Existe un protocolo que afirma que cuanto más joven es el vino más grande debería ser la copa, de manera de apreciar su máximo espectro de aroma y sabor. Para productos de aromas intensos, como el jerez, sería preferible una copa más pequeña.

Actualmente se encuentran en el mercado distintos fabricantes que han diseñado diferentes tipos de copa según el tipo de vino o variedad de uva. El uso exclusivo de una copa en catas no está generalizado y se ha vuelto poco frecuente.

Hay que tener en cuenta que apreciar tantos matices está sólo al alcance de gente muy experta, por lo que resultaría excesivo que un establecimiento o un particular llenara sus armarios con un sin fin de tipos de copas.

Por ello resulta bastante habitual el contar, tanto para los tintos como para los blancos, con una copa tipo bordelesa, que va resultando habitual en los restaurantes, según el modelo bordelés implantado en los últimos años. Debe cumplir las condiciones y requisitos arriba explicados en cuanto tipo de cristal, transparencia, formato, tamaño, etc.

Sí puede resultar de interés el contar con algunas copas de mucho empaque para cuando haya que servir vinos de muy alta calidad y precio. Es una faceta más para la satisfacción del cliente que ha decidido realizar un cuantioso desembolso. Es el caso del restaurante de muy alto standing del Hotel Hesperia (antiguo Luz Palacio del Paseo de la Castellana de Madrid), que utiliza las copas Sommelier (unas 5.000 Ptas. la unidad) para ofrecer, jerez o malvasía como aperitivo. En un restaurante de menos pretensiones, interesa no obstante contar con algunas copas tipo Riedel para comandas extraordinarias.

Para vinos tipo jerez, oportos, vinos de postre como malvasía dulce y moscatel, conviene contar con los catavinos Afnor, los utilizados en sus catas por los catadores profesionales.

Para los cavas o espumosos naturales se ha venido utilizando la copa tipo flauta, que si bien resulta muy adecuada para observar el rosario de burbujas, puede tener el defecto de la escasa superficie superior, que impide remover el líquido para apreciar los aromas. Por ello se va imponiendo la tipo champagne que, siendo parecida a las de flauta, posee un ligero balón.

Por la normalización del consumo de cava (antes reservado a acontecimientos o para después de la comida), se comienza a utilizar de modo creciente una buena copa de vino. En ningún caso deberá emplearse las copas tan abiertas y de escaso fondo, denominadas Pompadour  (dice la leyenda que tienen la forma del pecho izquierdo de tan importante señora). Esta copa y otras más planas aún se pueden ver en los brindis. No se aconsejan porque contribuyen a la huida del gas, no se aprecia el rosario, dificulta la captación de aromas y tienen un arco de boca muy abierto, escapándose el líquido por las comisuras de los labios a la menor sonrisa.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...