LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Es necesario formar a nuevos profesionales en el enoturismo?.

El enoturismo está surgiendo como un modelo nuevo de turismo de interior o rural, en las que el viajero busca nuevas experiencias y aprender de la cultura del vino. Sin embargo la oferta aún debe ponerse a la altura de la demanda.

Enoturismo | 2015-09-21 11:39:27


En la actualidad muchos pueblos que poseen actividades de turismo del vino se están planteando nuevas opciones a la vista del incremento que la demanda está sufriendo. El turismo rural, necesita de profesionales, nuevas empresas y gestores que ofrezcan al visitante todas las ofertas posibles en el territorio, a la vez que las empresas  que cubren este tipo de turismo se ven apoyadas y representadas.

Así el turismo rural, ha necesitado de profesionales dedicados a promocionar y gestionar casas rurales, turismo de aventura, paseos a caballo, gastronomía, visitas etnológicas et.

Las bodegas, que iniciaron el proceso de incluirse y formar parte del turismo de interior, muchas veces por contentar a los gestores del turismo regional, hoy ven que la actividad se les va de las manos, y que no hay calidad en la oferta, ni servicios adecuados ni profesionales competentes en lo que se refiere al turismo del vino y se ofrece de manera desigual.

El tema de la formación es un capítulo muy importante y algunas instituciones y universidades comienzan a ofrecer cursos formativos y másteres en enoturismo y cultura del vino.

Cada vez comienza a haber más diferenciación entre las regiones que ofrecen una experiencia enoturística completa, con un acercamiento cultural al vino de las que se están ocupando exclusivamente de los aspectos comerciales, en las visitas a las  bodegas.

Por lo tanto hay muchas visiones sobre esta tipología turística. La visita a la bodega tiene un carácter eminentemente comercial, basado en el conocimiento del vino, en otros casos apoyado por la importancia del edificio y la arquitectura de la bodega. Muchas veces la bodega organiza actividades que van desde paseos por los viñedos, recorridos en globo, y muchas tienen vinculación  con un  restaurante donde se  hacen maridajes de sus vinos.

Aún existen muchos vacios en cuanto a orientar el enoturismo a un programa más cultural, no obstante hay aspectos didácticos como catas y degustaciones, pero hace falta orientar más este tipo de turismo a lo que conocemos como «la Cultura del Vino».

También es importante la implicación del enoturista, cada vez personas con más inquietudes y conocimiento sobre el mundo del vino.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...