LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Es saludable el vino o engorda?.

Los azúcares y el alcohol engordan, pero el vino los contiene en su justa medida, es más, la gran cantidad de antioxidantes y otros beneficios contrarrestan en gran manera este mito. De forma moderada y saludable, el vino es esencial en la dieta mediterránea.

Consejos sobre el Vino | 2015-07-30 10:24:57


Muchos alimentos en principio sanos, en exceso pueden volverse perjudiciales para la salud. El vino también. El contar que es una bebida con azúcares y alcohol hace que muchas personas mantengan el vino alejado de la dieta. Sin embargo es una bebida mucho más saludable que otros refrescos o bebidas isotónicas.

Incluso hay estudios como el de unos científicos de la Universidad de Purdue, en Indiana (Estados Unidos), han desarrollado un estudio en el que se demuestra que un compuesto del vino tino ayuda a reducir el peso. ¿Cómo es posible?. Pues gracias a un antioxidante similar al al resveratrol, llamado piceatannol. Los científicos de la universidad norteamericana descubrieron en 2012 que este compuesto es capaz de bloquear los procesos celulares que permiten el desarrollo de las células grasas. En los informes, el grupo científico afirma que ingerir una copa de vino al día reduce hasta en un 30% las probabilidades de padecer obesidad.

Pero el vino tiene otras múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Por ejemplo, algunos compuestos presentes en esta bebida frenan el crecimiento bucal de los estreptococos y bacterias vinculadas a las caries, además de otros asociados a la gingivitis y dolores de garganta, mientras el resveratrol de la uva disminuye las consecuencias negativas de la vida sedentaria.

Respecto al alcohol contenido en el vino, en las dosis moderadas tiene efectos muy beneficiosos. Numerosos estudios avalan que el alcohol estimula la producción del colesterol HDL o bueno (lipoproteínas de alta densidad), que elimina el colesterol malo de las arterias y las venas donde puede formar placas.

También reduce la adhesión o el aglutinamiento de los glóbulos rojos responsable de la formación de trombos, que pueden llegar a bloquear el flujo sanguíneo en una artera (trombosis) y provocar un infarto o ataque cardiaco.

Asimismo, el alcohol posee propiedades antiinflamatorias generales que tienen un efecto positivo sobre los vasos sanguíneos y retrasan la formación de la aterosclerosis.

El vino, además, contiene sustancias fenólicas que actúan como antioxidantes e inhiben la incorporación del colesterol malo a las paredes arteriales. Estos antioxidantes también pueden reducir los daños provocados por los radicales libres en el organismo que contribuyen a provocar trastornos degenerativos, como el cáncer, el alzhéimer, el párkinson y el proceso de envejecimiento.

Al menos, después de informarnos del aporte que puede hacer el consumo moderado de vino en nuestra dieta, hemos eliminado mitos y la mala conciencia. Esperemos que puedan tomarse tranquilamente esa copita de vino en la comida o en compañía de sus amigos o familia. Disfrútela.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...