LLAMANOS 34 91 535 89 90

Escapada de enoturismo: Arlanza, cultura castellana y vino.

La Ribera del Arlanza es una de las comarcas con más tradición vitivinícola. Existen testimonios de que en el siglo X el viñedo de la ribera del río Arlanza aumentó considerablemente y adquirió mucha importancia.

Enoturismo | 2016-09-23 09:40:44


En el siglo XII, el monasterio de Santa María de Bujedo de Juarros consiguió viñedos en las riberas del Arlanza y del Duero para su abastecimiento, completándolos con viñedos en Quintanilla del Agua.

En 1995 un grupo de entusiastas del vino deciden recuperar la tradición vitivinícola del Arlanza. Sus esfuerzos se ven recompensados con la mención de «Vino de la Tierra Ribera del Arlanza» y se comienza a recuperar el esplendor del sector vitivinícola de la zona controlando las producciones y elaboraciones. En 2007 se obtiene el reconocimiento de la Denominación de Origen.

Lo más característico para el enoturista es recorrer sus pueblos y perderse en los orígenes de la cultura del vino en la comarca. Una de sus poblaciones más visitadas es Lerma. Sede  del  consejo  regulador  de  la  D.O.  Arlanza, posee uno de los conjuntos históricos artísticos mejor conservados de España de época barroca. En-grandecida  por  el  Duque  de Lerma  favorito  del  rey  Felipe  III  en  el  siglo XVII— los visitantes quedan sorprendidos de su desbordante historia  relatada  por  las  «rutas  guiadas»  que acercan al turista a dicha época; rememoran las soberbias fiestas del Duque y la vida del heroico Cura Merino.  Destacan  en  el perfil  de  la  villa  el Palacio Ducal, hoy Parador de turismo y la Excolegiata de San Pedro.

También se puede pasear por localidades tan auténticas como Covarubias. tiene  gran  número  de  casas  con  el  típico  entramado  medieval  de  vigas  de  madera.  Destacan  la antigua Colegiata gótica, el Arco de  la  Cárcel,  el  Torreón  de  Doña  Urraca y la vanguardista Ermita de San  Olav,  como  tributo  a  la  princesa  Kristina  de  Noruega,  dando  lugar a un itinerario en el corazón de Castilla al rey de los vikingos.

Pero por supuesto en Arlanza lo que hay que probar son los vinos. La  uva  Tinta  del  País  o  Tempranillo,  adaptada  a  la  zona  desde  tiempo  ancestral,  confiere  a  los  vinos  de   la   Denominación   de   Origen   Arlanza,   una   personalidad propia.

Los  vinos  que  hallarás  a  lo  largo  de  esta  ruta  te  harán descubrir el sabor de esta tierra. La climatología   de   grandes   contrastes   térmicos   da   como   resultado,   uvas   de   grueso   hollejo,   resistentes,   cargadas de intenso aroma y color.

Vinos  potentes  que  podrás  catar  solos  o  como  acompañamiento ideal de unos alimentos, variados y muy sabrosos, obtenidos de la propia tierra.

La  vendimia  en  la  zona  del  Arlanza  es  de  las  más  tardías  de  España,  se  realiza  entre  los  meses  de  octubre y noviembre.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...