LLAMANOS 34 91 535 89 90

Escucha, el vino tiene algo que decirte.

Para la cata del vino todos podemos especial énfasis en los cuatro sentidos, la vista, el olfato, el gusto y el tacto...pero el oído es también uno de los cinco sentidos empleados en la cata. Escucha lo que el vino te cuenta.

Cata de Vino | 2015-09-02 10:59:45


Si consideramos los vinos embotellados, lo primero que se hace para degustarlos es des- corcharlos.  En esta operación, y en los vinos tranquilos, conforme el corcho va saliendo de la botella va generando un vacío, una disminución ́ de presión en el interior de la botella en relación con la presión externa.  La diferencia de presión de ambos ambientes se iguala súbitamente cuando el corcho termina de salir, originando un ruido característico que identificamos inequívocamente con el vino.

Cuando el corcho tapona incorrectamente la botella, por defecto o por envejecimiento, la diferencia de presión que se origina es mínima, lo que provoca que no se origine ruido.  Esto alerta al degustador y lo pone en guardia ante la muy probable degeneración del vino.

La falta de ruido en el descorche y sus consecuencias son mucho m ́as acusadas en los vinos espumosos como el champán y cava.  Aunque en este caso el origen del ruido sea debido a la sobrepresión del CO2, su falta indica que ha perdido sus cualidades.

El vino de la botella, la jarra o la barrica, se vierte en la copa y al caer origina un sonido líquido especial.  Sonido muy diferente al que hacen el agua o el aceite por su distinta viscosidad. Aún sin observar esta operación, la ausencia de ese sonido cantarín, tan característico, indica al degustador la falta de fluidez y la mala elaboración o defectos del vino. Ese aumento de viscosidad normalmente se debe a la presencia de polisacáridos generados por bacterias lácticas, y a estos vinos se les denomina ahilados, por el aspecto de hilo que forma una gota cuando cae hasta la copa.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...